Mantente informado acerca de todas las noticias sobre tu convocatoria y

¡benefíciate de las ventajas de ser el primero en enterarte!

MENUMENU

Juicios Famosos V: Los Juicios de Salem


¡Hola a tod@s!

 

Después de varios viernes, volvemos con nuestra sección ‘Juicios Famosos de la Historia’. Hoy vamos a ocuparnos de analizar los famosos Juicios de Salem, que siempre se han caracterizado por tener una nota de oscuridad y magia. ¡Allá vamos!

Salem es una ciudad ubicada en el condado de Essex, en el estado estadounidense de Massachusetts, a 25 kilómetros de Boston. Es conocida como la «Ciudad de las Brujas» debido a los juicios que tuvieron lugar en el año 1692.

La historia de estos juicios comenzó, cuando la hija del Pastor, Betty Parris y su prima, Abigail, de 9 y 11 años respectivamente, comenzaron a presentar un comportamiento extraño tras jugar de manera prolongada con Tituba, una esclava de nacionalidad antillana del Reverendo Parris. Tituba entretenía a las niñas con historias de terror, leyéndoles la fortuna y con trucos de manos sencillos, pero estos pasatiempos no eran aprobados por la estricta moral de los puritanos. Un día las niñas entraron en una especie de trance que presentaba síntomas tales como convulsiones, incoherencia en el habla, llanto aleatorio y comportamientos bestiales. En poco tiempo, el boca a boca en las calles de Salem hizo que el conocimiento del caso se extendiese y se empezasen a dar más casos como los de Betty y Abigail.

Todo estalló cuando Ann Putnam, de 12 años de edad, e hija de una de las familias más importantes de Salem comenzó a presentar los mismos síntomas y aseguró que había luchado contra una bruja que pretendía decapitarla.

Cuando el médico de Salem estudió el caso de las niñas para ver si les ocurría alguna enfermedad, no encontró ningún tipo de relación entre los síntomas de éstas y cualquier enfermedad conocida por entonces, por lo que atribuyó el extraño comportamiento de las niñas a la influencia del mismísimo demonio, pasando entonces el caso a manos del Reverendo Parris.

En esta época, la existencia de brujas era una realidad más que aceptada, ya que según la biblia de los puritanos, las brujas podían crear dobles invisibles de sí mismas y atormentar y torturar a quien quisieran sin ser vistas y eso precisamente era lo que parecía que ocurría con Betty, Abigail y Ann.

El Reverendo comenzó a presionar a las mujeres para que confesaran quien era la bruja y éstas, aterradas ante la idea de ser acusadas de brujería y posteriormente colgadas, empiezan a señalar culpables sin ningún fundamento para exculparse. Los primeros nombres fueron: Tituba, esclava del Reverendo, Sarah Good y el de la tullida Sarah Osbourne, vergüenza de Salem por su afición al alcohol. También el de una mujer llamada Martha Cory, madre soltera de un niño de tez oscura. Las mujeres, que no eran tontas, jamás dieron nombres de vecinos respetables, eso las hacía ser más creíbles. Al final fueron acusados dos centenares de personas.

Los juicios tuvieron lugar entre junio y septiembre de 1692 realizados por un Tribunal especial en el pueblo de Salem formado por hombres de todo el Condado y por tres distinguidos jueces.  En ellos fueron declaradas culpables de brujería, sin ninguna prueba más que el rumor popular, 19 mujeres. El castigo era la pena de muerte, mediante ahorcamiento (recordemos como dato curioso que en Europa las mujeres acusadas de brujería eran quemadas en hogueras y no ahorcadas).

A finales de septiembre de 1692, muchos acusadores se retractaron de las acusaciones de brujería que habían realizado, bien por miedo, bien por fanatismo religioso. De repente, las acusaciones disparatadas cesan. A finales de octubre el gobernador disuelve el tribunal de Salem, pero aun así muchas de las personas acusadas han de ser juzgadas en tribunales convencionales. Pasarían otros tres meses hasta que fueran liberadas las restantes 49 personas acusadas de brujería. Tiempo después, incluso uno de los jueces que formaban parte del Tribunal pidió disculpas públicamente por el proceso llevado a cabo.

Años después, la colonia comienza a realizar compensaciones económicas a las familias de los que fueron acusados. Después de aquello el sistema jurídico dejó de prestar atención a las acusaciones por brujería o a cualquier asunto relativo a las creencias populares.

Esperamos que os haya gustado y os sirva como lectura amena antes de comenzar el fin de semana. ¡Ánimo con vuestro estudio! 🙂

El equipo de Opositatest.

www.opositatest.com

Fuentes:

Conociendo la Historia – Los juicios de Salem

El juicio a las Brujas de Salem

La verdadera historia de las brujas de Salem