Mantente informado acerca de todas las noticias sobre tu convocatoria y

¡benefíciate de las ventajas de ser el primero en enterarte!

MENUMENU

Los «amienemigos»


Hola #OpoCompis,
Una semana más seguimos por aquí luchando por nuestros sueños y no permitiendo que nada ni nadie nos impida llegar a donde nos hemos propuesto.
Pues bien, al hilo de esto, me gustaría comentar con vosotr@s algunas cuestiones que creo que pueden ser útiles a la hora de localizar «puntos débiles» en nuestro camino a la plaza.

 

Cuando hablo de «amienemigos» (término por cierto tomado del título de uno de los capítulos de la serie Sexo en Nueva York), me estoy refiriendo a aquellos objetos, personas, situaciones y/o sentimientos que si bien pueden ayudarnos mucho, también dependiendo del modo en que los usemos/tomemos, se pueden convertir en nuestra peor pesadilla.
Como siempre digo, hay tantas circunstancias como opositores/as , así que seguro que vosotr@s encontráis much@s más o no compartáis algun@s de los míos.
distracciones
1. El teléfono movil.
Estaremos de acuerdo en que esa maravilla de la tecnología nos hace en muchas ocasiones la vida más fácil, por no hablar de que nos mantieneconectad@s con el «mundo exterior» y nos permite encontrar información útil y mucha motivación. Pero como todo, dependiendo del uso que le demos, también se puede convertir en un enemigo; ya que nos «roba» mucho tiempo y nos distrae de nuestra tarea. Por eso es muy recomendable usar apps para controlar el tiempo real y efectivo de estudio, desactivar los datos durante algunas horas al día o, directamente, dejar el teléfono en otra habitación mientras estudiamos. Porque tod@s sabemos que esos 5 minutos en Instagram, casi nunca son solo 5 minutos.

 

2. Nuestr@s amig@s. Es genial tener personas a nuestro lado que nos acompañen en este camino, pero también es verdad que por mucho que alguien nos quiera y aprecie, a veces es muy difícil comprender lo que significa opositar.Y ahí es cuando surgen las insistencias para que salgamos o ese enfado porque no atendiste un día una llamada (y tampoco la devolviste posteriormente). Son cuestiones que pueden alterarnos, así que es mejor explicarlas y , las personas que quieran permanecer a nuestro lado, lo harán. Si lo pensamos bien, tenemos una magnífica oportunidad de saber quiénes sí y quiénes no.

 

3. El/La preparador/a. Es obvio que es una pieza esencial en este puzzle que parece ser a veces la oposición. Al ser una pieza clave ha de encajar a la perfección con nosotr@s; si no es así, puede convertirse en una pesadilla. ¡Ojo! tampoco pidamos la perfección.Los preparadores también están para ponernos los puntos sobre las íes cuando sea menester. Así que es esencial alguien que encaje con nuestras circunstancias y personalidad, pero sin pretender que nos de palmaditas en la espalda cuando no toca.

 

4. La familia. Y es que ya lo decía el otro : «La familia es la familia…». Y, claro, cada uno tenemos la nuestra, con sus virtudes y defectos. Y opositar puede llegar a ser un drama familiar porque termina por afectar a toda la dinámica de la casa. Como en todo, en el término medio está la virtud, y tampoco podemos pedir ciertas cosas del todo excesivas, si queremos mantener una cierta armonía. No es necesario que se mantengan en silencio todo el día o que no te asignen tareas. Seguro que puedes ir a la biblioteca a estudiar durante las horas que la casa esté más alborotada o encargarte motu propio de cocinar algún día o de bajar la basura. En serio, podemos llegar a ser muy egoístas con nuestro tiempo y eso no es nada agradable para l@s que nos rodean.

 

5. Los comentarios. Caemos en el error de creer que la gente está diariamente pensando en cuánto llevamos opositando o cosas por el estilo. Y lo cierto es que la gente tiene su vida, por lo que los comentarios que a veces nos sientan tan mal, no son más que producto de nuestra enrevesada cabecita. Yo muchas veces pregunto a personas por la opo u otra clase de estudios, pero realmente ni me acuerdo de lo que están estudiando, y mucho menos me voy a acordar si se han presentado 2 o 5 veces. Quitemos el complejo de centro del universo y ganaremos en serenidad.

 

6.Nosotr@s mism@s. Lo he dejado para el final, porque realmente creo que si bien podemos ser nuestro mejor amigo, también podemos convertirnos en nuestro más enérgico detractor. Tengamos mucho cuidado con los mensajes que nos enviamos a nosotros mismos y de los juicios que nos hacemos como opositores. Vivir con el enemigo es de las peores cosas que nos pueden ocurrir. Pero lo bueno es que con un poco de entrenamiento mental podemos cambiar los mensajes alarmistas por otros más positivos y realistas.

 

Os deseo una semana alegre y productiva.

 

Nos vemos por aquí la semana que viene y cada día en mi blog y RRSS.
Cris