Mantente informado acerca de todas las noticias sobre tu convocatoria y

¡benefíciate de las ventajas de ser el primero en enterarte!

MENUMENU

Opomomentos


Hola #OpoCompis,

Parece que ya ha llegado el frío de verdad y con él una época un poco más llevadera para l@s opositores/as. Y es que todo no va a ser malo, ¿no? Por eso hoy quiero compartir algunos momentos que creo pueden estar en el imaginario popular de cualquier opositor/a que se precie de serlo:

4

1. Repiquetea la lluvia tras los cristales. Y es que no puedo dejar de acordarme de uno de los poemas del más famoso de los Hermanos Machado, en esos días lluviosos en los que es un
placer  escuchar la lluvia desde este lado del cristal mientras estudio y me permito una pausa para tomar un café o una infusión. ¡Placeres secretos que tiene ser opositora!

2. No soy una instagrammer. Vamos a tomarnos con humor el hecho de que hay semanas que vamos encadenando outfits de «andar por casa» o, incluso, pijama. Ya sabéis que yo de pijama no soy, pero casi que da igual, porque puedo pasar varios días usando solo ropa de deporte. Siiii, sé que vemos fotos super inspiradoras en RRSS, pero al final la comodidad máxima y el no usar demasiada «ropa de calle» para no tener que lavar y planchar luego acaban ganando la batalla.
Lo peor de esto es cuando decides que lo que llevas no está tan mal y que con un abrigo encima ni se ve . Y lo que es peor aún, que tu pelo aguanta unas horas más sin tocar agua y te aventuras a la tienda de la esquina a por esos donuts, que ayer juraste que jamás ibas a comer de nuevo, para acabar encontrándote con esa chica tan maja de la uni que parece haber salido de tu timeline de IG. Pero no pasa nada, ¿que es un momento de abochornamiento extremo, si vuelves a casa con tu botín?3

3. Cuando no sabes que se refieren a ti. Pueden llegar a darse momentos un tanto absurdos cuando en una conversación hay personas que comentan cosas referidas a ti, o a tu condición de opositor y tú tardas entre 1 minuto y 3 en darte cuenta de ello. Me explico, la otra noche estábamos en una cena y salió el tema de las tareas domésticas, entonces una chica comentó que tampoco sabía muy bien qué podía hacer una persona en casa todo el día « sin hacer nada«. De repente, la gente esperaba algún tipo de respuesta por mi parte. Y, tras un incómodo silencio, yo dije: «No sé, es que yo nunca he estado en casa sin hacer nada«. Corramos un estúpido velo a comentarios así ¿no os parece?

4. Maniática hasta la médula. Es un secreto a voces que puedo/ podemos llegar a ser un@s auténtic@s obsesiv@s con nuestro material de papelería. Y que, aunque al resto del mundo le parezca una chaladura que nos pongamos de los nervios porque el pilot dorado se va a terminar, nos ha pillado sin repuesto y en el bazar de la esquina ya no lo vendan, tampoco es tan descabellado ya que al fin y al cabo se trata de nuestro material de trabajo.
Todavía me sonrojo cuando pienso en el día que tuvimos invitados en casa y a un niño le dio por coger mi boli azul clarito de BIC para pintar mientras yo solo supe decir: «No, ese no, coge otro que ese es el de los subepígrafes«. En fin, cosas peores se habrán visto.  Lo importante es que cogió otro.

5. Todo opositor/a tiene su obra. Y si aún no ha llegado, llegará. Sinceramente yo a veces pienso que alguien que sabe que oposito ha llamado al ayuntamiento para quejarse de que en mi calle estaba todo mal y que esos árboles había que cortarlos todos. Algo así debe de haber ocurrido, porque en medio año han cambiado los conductos del agua, las aceras y cortado los susodichos árboles.
Tampoco son nada desdeñables las obras intramuros, sí, las de tu vecin@ que sabes cuando empiezan, pero nunca cuando acabarán.

Bueno chic@s, habrá que tomárselo con un poquito de humor.

Espero haberos sacado una sonrisa, nos vemos por aquí la semana que viene y cada día en mi Blog y RRSS.

https://www.instagram.com/cris_opositora/

https://twitter.com/CrisOpositora

http://venturasydesventurasdeunaopositora.blogspot.com.es

Cris