Mantente informado acerca de todas las noticias sobre tu convocatoria y

¡benefíciate de las ventajas de ser el primero en enterarte!

Tips para mejorar un mal día


¡Hola #OpoCompis!

La realidad es que no todos los días son buenos y que, a veces, necesitamos poner un poquito más de nuestra parte para llevar nuestro proyecto de vida un poco más allá.

Pues bien, hoy quiero compartir con vosotr@s los trucos y acciones que a mí me hacen estar más motivada y que me ayudan a mejorar un día «malillo».

1. No te dejes llevar. Son las 7:15 de la mañana, suena el despertador y no quieres ni oír hablar de levantarte: estás cansad@, no has dormido lo suficiente y se te antoja muy cuesta arriba tu día.
Ese es un momento clave del día. No te dejes llevar por tu cansancio, sé más fuerte que él y sal de la cama. Puedes comenzar el día con unos estiramientos o con una taza de tu bebida favorita (léase café o té en cantidades industriales). Lo que yo suelo hacer nada más salir de la cama es dirigirme al baño, en plan zombie, y lavarme la cara con agua muy fría. Puede que suene un poco a tortura, pero lo cierto es que lo llevo haciendo durante años y es un remedio infalible para despejarse en un momento.

2. Haz lo que tienes que hacer. Vale, el día no comenzó de la mejor manera posible. Puede que a tu cansancio se unan otros factores: el último «cante» o test no te salieron todo lo bien que quisiste, llevas sin cumplir tu planning de estudio dos semanas y, además, tu ingesta de dulces va en aumento día a día. Nada de eso va a cambiar por sí solo y menos si el/la que lo puede cambiar no hace lo que tiene que hacer. Así que, ponte a estudiar; pero no lo hagas con algo que te resulte especialmente duro. Se trata de coger ritmo y ver resultados, no de agobiarse más.

3. Ejercítate. El día tampoco va a mejorar si decides pasar el día en el sofá lamentándote de tu pobre suerte. Una idea mucho mejor es, que en uno de los descansos, te enfundes tus zapatillas y hagas cualquier vídeo de ejercicios de los muchos que hay en la red. Existen para todos los niveles, no tienes excusa para no moverte durante 15 o 20 minutos. Verás que cuando termines te sientes mejor.

4. Da el primer paso. Puede que tu malestar venga porque no eres capaz de empezar esa tarea que te imaginas complicadísima. Y es ese pensamiento el que te abruma. Pero has de recordar que hasta las más grandes gestas de la historia comenzaron con un primer paso. Por ello, ponte manos a la obra y pon la primera piedra de tu gran obra. Ese primer paso puede consistir simplemente en reorganizar tu día o en ordenar y limpiar tu estudio. Es increíble el poder de inspiración que puede llegar a tener un estudio ordenado y bonito.

5. Sal a la calle. Sí, ya lo sé: tienes mucho por estudiar y tu aspecto te parece del todo inaceptable para que te vea otro ser humano  con el que no tengas una relación de consanguinidad o afinidad. Pues por eso mismo tienes que cuidar un poco de ti mism@ y conseguir un aspecto aceptable para ir a caminar un rato o ir a tomarte un café mientras lees un ratito o simplemente te dejas llevar por pensamientos alegres y optimistas.


Como en las pelis malas de las tardes de los fines de semana, estos tips están basados en hechos reales. O lo que viene a ser un poco lo mismo, en mi experiencia. Las personas nos parecemos mucho más de los que nos gusta reconocer, así que confío en que mi experiencia te ayude a salir ileso de esos días malos que todos tenemos.

Nos vemos por aquí la semana que viene y cada día en mi Blog y Redes Sociales.

https://www.instagram.com/cris_opositora

https://twitter.com/CrisOpositora

http://venturasydesventurasdeunaopositora.blogspot.com.es

Cris.