Mantente informado acerca de todas las noticias sobre tu convocatoria y

¡benefíciate de las ventajas de ser el primero en enterarte!

Ayudas técnicas para mejorar la movilidad reducida (I): El Bastón


¡Hola, opositores! En esta entrada repasamos las ayudas técnicas para pacientes con movilidad reducida, qué aspectos beneficiosos trae consigo la actividad física, cómo se debe utilizar un bastón y cuáles son las características óptimas del mismo. ¡Empezamos!

el bastón: ayudas técnicas para la movilidad reducida

Los problemas de movilidad reducida son habituales en las personas mayores por diferentes razones: sensación de debilidad, problemas de equilibrio, artrosis, por fracturas tras una caída, etc.

Las ayudas técnicas como los bastones, las muletas o los andadores, son las más utilizadas para ayudarles a caminar a estas personas de una manera más correcta y segura, y de esta manera potenciar la actividad física en estas personas con la movilidad reducida o alterada.

Aspectos beneficiosos que se desarrollan con la actividad física

  • Factores físicos. Facilita la circulación sanguínea, ayuda a las articulaciones dotándolas de mayor flexibilidad, fortalece la musculatura, proporciona la producción en el organismo de la vitamina D necesaria para la fijación del calcio en los huesos, etc.
  • Factores sociales. La relación anterior hace referencia solamente al aspecto físico; socialmente, el hecho de poder caminar juega también un papel considerable pues permite a nuestros mayores poder salir a la calle, así como charlar con los vecinos, amigos y conocidos.
  • Aspectos psicomotrices. La psicomotricidad también se ve potenciada permitiendo a la persona dependiente conseguir un mejor equilibrio, tanto en posición estática como durante el movimiento.
  • Aspectos mentales e intelectuales. En general, la mente se desarrolla y conserva sus facultades cuando la persona puede moverse por sí misma o con ayuda. El hecho de charlar, ver otro paisaje distinto de la propia casa, etc., abre y despeja la mente.
  • Aspectos emocionales. También su bienestar emocional se ve incrementado gracias a las endorfinas que libera el organismo. Nuestro familiar mayor, cuando hace ejercicio y camina, goza de mejor humor, tiene más alegría y duerme plácidamente por las noches.

Ayudas técnicas para mejorar la movilidad reducida: el bastón

El bastón es una de las herramientas técnicas más utilizadas para ayudar a caminar. Permite apoyar parte del peso del cuerpo, lo que da seguridad y facilita que la persona mayor camine de manera más autónoma.

El bastón también se usa cuando se quiere descargar o aligerar el trabajo que realiza una articulación dañada o dolorida. En este caso y, a menos que se indique otra cosa, hay que llevar el bastón en el lado contrario de la pierna afectada.

Es importante adaptar la altura del bastón a la persona que lo utilizará y, para ello, es necesario que la empuñadura quede al mismo nivel que el trocánter mayor del fémur.

Características del bastón

Un buen bastón debe tener:

  • Una empuñadura lo suficientemente ancha para que ayude a repartir la presión que recibe la mano.
  • Una empuñadura lo suficientemente gruesa para que se pueda coger con comodidad, sin forzar la mano.
  • Un taco de goma para garantizar una buena estabilidad y seguridad al apoyar el bastón en el suelo. Hay que controlar el estado del taco a menudo porque se desgasta con facilidad y puede perder su función antideslizante.

¡Esperamos haberos ayudado! Continuad leyendo acerca de las muletas o andadores, como otras ayudas técnicas para pacientes con movilidad reducida.

El equipo de OpositaTest.

www.opositatest.com