¡Hola, opositores! En el momento actual de transmisión comunitaria generalizada por COVID-19, es crucial mantener la capacidad de respuesta del sistema sanitario y por ello desde Opositatest queremos incidir en la importancia de que todos los profesionales sanitarios apliquemos de manera correcta las medidas de protección ante cualquier paciente con síntomas respiratorios con el objetivo de minimizar exposiciones de riesgo.

A continuación os detallamos las buenas prácticas en este sentido.

Índice de contenidos:

Imagen ilustrativa de entorno hospitalario en la que se analizan los riesgos en el contacto en el ámbito sanitario en relación al COVID-19

Clasificación de los contactos de riesgo en el ámbito sanitario

Los contactos en el ámbito sanitario en el contexto del COVID-19 se clasifican en:

  1. Contacto estrecho con caso posible, probable o confirmado de COVID-19 con uso adecuado del EPI
  2. Contacto estrecho con caso posible, probable o confirmado de COVID-19 sin uso de EPI
  3. Contacto casual con caso posible, probable o confirmado de COVID-19 sin uso de EPI

Valoración del riesgo

El servicio designado como responsable por el hospital puede ser:

  • servicio de salud laboral
  • servicio de prevención de riesgos laborales
  • servicio de medicina preventiva

y llevará a cabo una evaluación individualizada del riesgo cuyo resultado se comunicará a los servicios de salud pública de la Comunidad Autónoma.

Se considerará exposición de alto riesgo si ha realizado procedimientos que generen aerosoles como aspiración del tracto respiratorio, intubación o broncoscopia o maniobras de reanimación sin el equipo de protección adecuado.

En la valoración del profesional sanitario se tendrá en cuenta:

  • El servicio en el que desarrolla su actividad asistencial, teniendo en cuenta si ejerce en unidades con pacientes especialmente vulnerables como por ejemplo
    • Hematología
    • UCI
    • Oncología
    • Unidades de quemados
  • Si el profesional tiene factores de riesgo

Prácticas recomendadas en el manejo de los contactos sanitarios

A continuación os detallamos las prácticas recomendadas para cada uno de los casos que recogemos más arriba.

Contacto estrecho con caso posible, probable o confirmado de COVID-19 con uso adecuado del EPI

Continuará con la actividad asistencial normal y se realizará vigilancia pasiva de aparición de síntomas.

Contacto estrecho con caso posible, probable o confirmado de COVID-19 sin EPI

  1. Si se valora como una exposición de alto riesgo:
    1. Se retirará al profesional de la actividad asistencial y realizará cuarentena domiciliaria durante 14 días con vigilancia activa de los síntomas
    2. Se valorará la realización a los 7 días de un test diagnóstico por PCR. En caso de que la PCR sea negativa se deberá reincorporar a la actividad asistencial. Se garantizará el uso de mascarilla quirúrgica y guantes en la asistencia
  2. Si se valora que se trata de una exposición de bajo riesgo se continuará con la actividad asistencial normal y vigilancia pasiva de los síntomas

Contacto casual con caso probable o confirmado de COVID-19 sin EPI individual

Continuará con actividad asistencial normal y se realizará vigilancia pasiva de síntomas.

De forma general y tal como se indica para el manejo de contactos en el Procedimiento de actuación frente a casos de nuevo coronavirus de nuestra entrada anterior, no se recomienda la recogida de muestra a no ser que presenten síntomas.

Ante cualquiera de los anteriores supuestos, en caso de desarrollar síntomas se notificará al servicio de salud laboral, servicio de prevención de riesgos laborales o servicio de medicina preventiva del hospital o al 112, según se establezca en cada comunidad autónoma.

Bibliografía

Documento técnico: Guía de actuación con los profesionales sanitarios en el caso de exposiciones de riesgo a COVID-19 en el ámbito sanitario. Versión del 15 de marzo de 2020 del Ministerio de Sanidad.

El equipo de OpositaTest

www.opositatest.com