Mantente informado acerca de todas las noticias sobre tu convocatoria y

¡benefíciate de las ventajas de ser el primero en enterarte!

Minicurso para conocer la memoria de un opositor (III): Alimentos que mejoran la memoria


¡Hola a todos!

Ya hemos visto en posts anteriores la complejidad del funcionamiento de la memoria, así como trucos y técnicas para entrenarla y mejorar su rendimiento. Ahora bien, para el correcto funcionamiento de nuestra memoria, esta necesita combustible.

Vamos a daros una serie de consejos para alimentar correctamente vuestro cerebro y que las horas de estudio os cundan más:

♦ LLEVAR UNA DIETA EQUILIBRADA.

Esto es fundamental para mantener una buena salud tanto física como mental. En la dieta del estudiante no puede faltar de nada, tiene que haber un equilibrio entre proteínas y carbohidratos.
Las proteínas las encontramos en la carne, pescado (que además contiene fósforo, el lubricante necesario para el buen funcionamiento del cerebro), huevos y legumbres, que, como después veremos, contienen vitamina B1.
En cuanto a los hidratos de carbono, la glucosa es fundamental para el funcionamiento del cerebro, por ello debéis incluir cereales, preferiblemente integrales. Y si nos apetece algo dulce, siempre es mejor consumir fruta que productos azucarados, aunque el chocolate negro es una buena opción revitalizante.

♦ NO HACER COMIDAS PESADAS.

Cuando se realiza una comida muy pesada, se concentra mayor cantidad de sangre en el estómago, en detrimento de aquella que irriga el cerebro, creando esa sensación de cansancio y sueño que se da después de comer.

♦ NO COMER MÁS DE LO NECESARIO.

Durante las largas horas de estudio, es común que la ansiedad o el aburrimiento nos hagan comer de manera compulsiva. Debes cuidar la cantidad y tipo de alimentos que consumes durante el estudio. Si vas a picotear, mejor un puñado de frutos secos que snacks cargados de sal o azúcar.

MANTENER UNA BUENA HIDRATACIÓN.

El cuerpo humano se compone de aproximadamente un 60% de agua, pero, en el cerebro, el agua constituye hasta un 85%. Por ello, una adecuada hidratación es fundamental para el mantenimiento de las principales funciones cerebrales.
La deshidratación afecta negativamente al rendimiento intelectual, provocando la lentitud del pensamiento, un aumento significativo de los errores en la solución de problemas y una disminución de la memoria.
Por eso la ingesta de líquidos debe convertirse en un hábito durante las horas de estudio. Es recomendable beber agua o infusiones. El café y el té, que contienen pequeñas cantidades de cafeína, ayudan a mantener la concentración.
Menos aconsejables son las bebidas energéticas (con cafeína, taurina o guaraná), pues pasado el efecto inicial de los estimulantes, pueden hacer que tus niveles de energía bajen. Además, el abuso de estas bebidas puede producir cambios en el ritmo cardíaco o deshidratación.

SUPERALIMENTOS PARA LA MEMORIA:

  • Frutos secos, especialmente las nueces (no es casualidad que tengan forma de cerebro): son adecuados para la memorización a largo plazo por su contenido de fósforo y magnesio.
  • Semillas (de lino, chía, sésamo…): son eficaces por sus ácidos grasos Omega 3 y Omega 6.
  • Vitamina B1 o tiamina: favorece la concentración y la memoria. Está presente en legumbres, frutos secos y cereales integrales.
  • Cítricos: tomados en ayunas, contribuyen, entre otras muchas cosas, a mejorar la memoria.
  • Ginkgo biloba y espino blanco: Estas plantas mejoran la circulación del cerebro y por lo tanto potencian la memoria y capacidades mentales. Puedes tomarlas en infusión.

¡Buen estudio!

El equipo de OpositaTest

www.opositatest.com