Mantente informado acerca de todas las noticias sobre tu convocatoria y

¡benefíciate de las ventajas de ser el primero en enterarte!

Las 10 cosas buenas que tiene opositar


*Post invitado: Cris Opositora del blog Vida de una opositora treinteañera

¡Hola, opositores! En este post, Cris compartirá con vosotros desde su experiencia como exopositora el lado más dulce de preparar una oposición. ¿Estáis listos para conocer todo lo bueno que tiene opositar? Porque no todo son malos ratos en este viaje.

¡Dentro lista con las 10 cosas buenas que tiene opositar!

*Esta entrada ha sido actualizada y revisada para añadirla a nuestro recopilatorio de recursos del #TutorOnline. Podéis conocer mejor esta iniciativa haciendo clic aquí.

Imagen de persona en camiseta blanca y vaqueros tumbada sobre la alfombra con ordenador portátil, libreta y cámara de fotos para ilustrar las cosas buenas que tiene opositar

1. Los opositores elegimos libremente nuestro horario

Saber que tenemos la posibilidad de marcarnos nuestro propio horario da muchísima libertad, al mismo tiempo que también nos carga de responsabilidad.

Una de las mayores ventajas de contar con un horario autogestionado es la increíble flexibilidad que lo acompaña. Por un lado, podemos decidir estudiar en el momento del día en el que nuestro cerebro es más productivo. Por otro, hacer trámites administrativos, cumplir citas médicas u otros compromisos no nos supone un contratiempo tan grande como el de los trabajadores de la empresa privada.

Además, creo que nos ayuda a crecer como personas y trabajadores el hecho de tener que organizar nuestra jornada y la distribución de la carga de trabajo.

2. Los beneficios de opositar en cualquier lugar

Los opositores podemos estudiar en casi cualquier lugar. Junto con el horario flexible, también es bastante liberador tener la posibilidad de cambiar de lugar de trabajo.

Hay opciones para todos los gustos: la biblioteca, el #OpoZulo, una semana en casa de algún familiar.

Creo firmemente que estos cambios van muy bien para renovar las fuerzas e inyectarnos nuevas energías.

3. La oposición nos ayuda a reflexionar y conocernos mejor

Una de las consecuencias directas de ser opositor es que cerraremos esta etapa habiendo superado distintos retos. Cada dificultad, cada momento de incertidumbre, habrá sido una prueba que nos acerca no solo a nuestra plaza soñada, sino también a conocernos mejor a nosotros mismos.

Durante nuestra preparación habremos puesto a prueba nuestros límites, conocido mejor nuestras fortalezas y debilidades y, en consecuencia, crecido como personas.

4. El «tengo que estudiar» no es una excusa

Seguro que en tiempos de instituto y universidad habréis puesto la excusa de «tengo que estudiar» para no tener que formar parte de algún plan que no os apetecía mucho en ese momento. Aunque luego os hayáis quedado en casa viendo la tele o durmiendo.

En estos momentos, como opositores, técnicamente ya no será una escusa. Aunque sí es verdad que esa frase funciona como comodín para usar con personas que no son de nuestro círculo cercano. Recuerdo haberlo hecho en dos o tres ocasiones y , aunque quizás sea preferible ser sinceros, no está mal saber que tenemos ese as en la manga.

5. Opositar facilita la conciliación

No es ningún secreto que opositar es una excelente opción para aquellas personas que queremos o necesitamos cuidar de nuestros hijos, padres u otros familiares mientras opositamos.

No es fácil a veces, pero es muy satisfactorio.

6. A todo color y con altas dosis de creatividad

Es estupendo necesitar artículos de papelería. A mí siempre me han encantado y gracias a la oposición tengo el motivo perfecto para hacerme con preciosos cuadernos y otros artículos. Esta etapa terminará, por eso hay que disfrutarla mientras se puede.

Por otro lado, para todos aquellos que contáis con una vena creativa, la hora de preparar esquemas, resúmenes y apuntes puede convertirse en un juego. Por ejemplo, en este momento es tendencia dar rienda suelta a la imaginación a través de técnicas como el lettering en títulos o destacados.

Si este es vuestro caso, ¡jamás tendréis unos apuntes aburridos.

7. Al opositar conoces a gente maravillosa

La oposición trae a nuestras vidas la posibilidad de relacionarnos con personas nuevas, ya sea porque las conocemos a través de las redes o en la academia o preparador.

Es increíble la solidaridad y compañerismo que puede llegar a darse entre los opositores.

8. La tensión y satisfacción de los días de preparador

La tensión previa a un «cante» y la satisfacción posterior tras hacerlo bien es una sensación que muchos compartiréis. Para mi es una de las cosas buenas que acompaña a nuestra época como opositores.

Aunque son días de tensión por el cante o el examen, a mí me encanta ese momento en que salgo totalmente agotada, pero puedo compartir un café con alguna amiga o darme una vuelta por las tiendas.

Creo que saber saborear esos momentos nos llena de ilusión y ganas de seguir.

9. ¿Qué opositor no adora un día libre?

Qué duda cabe que es el día más deseado de toda la semana. Bien sea por poder dormir todo lo que queramos o porque, por fin, vamos a arreglarnos y a compartir unas horas con nuestra pareja, familia y/o amigos.

¡Tantos planes por hacer, tanto sitios a los que ir!

No es ningún secreto que me encanta salir, ver sitios nuevos y , aunque sea en pequeñas dosis, la ilusión por descubrir sigue intacta.

10. Alguien nos quiere mucho, mucho

Una de las características más comunes de quien oposita es la dedicación a jornada completa. Esto implica, muchas veces, no recibir ingresos derivados del trabajo. Por eso los opositores necesitamos disponer de ahorros previos o contar con una persona o personas que nos sostenga económicamente hasta lograr la plaza.

Debido a eso, y tomándonoslo con un poco de humor, se podría decir que el opositor es por definición un «parásito económico».

Así que, si este es vuestro caso, dad las gracias, mostrad mucha empatía y cariño a las personas que sufragan vuestros gastos. Es un privilegio poder vivir sin trabajar, no lo olvidemos nunca.

Estos son mis 10 motivos para sentir agradecimiento y felicidad por ser opositora. ¿Compartís con nosotros otras muchas cosas buenas de la oposición? Dejadnos un comentario y ¡hagamos crecer esta lista!


Cris Opositora

Instagram @cris_opositora

Twitter @CrisOpositora

Autora del blog Aventuras y desventuras de una opositora treinteañera