¡Hola, Opositores! Todo estudiante sabe, y todo opositor más aún, que el tiempo es uno de los elementos que mejor hay que planificar para que el estudio sea eficiente y eficaz.

Por eso en este post vamos a analizar algunos de esos factores internos o externos que nos impiden completar satisfactoriamente nuestro plan de estudios. Hablamos de los «robatiempos» del opositor y sobre cómo estudiar sin distraerse.

*Esta entrada ha sido actualizada y revisada para añadirla a nuestro recopilatorio de recursos del #TutorOnline. Podéis conocer mejor esta iniciativa haciendo clic aquí.

Índice de contenidos:

Imagen fuera de foco de una persona con gafas de pasta sosteniendo un reloj antiguo con cara de sorpresa y susto. Acompaña a una entrada en la que se explica el concepto de los "robatiempos" del opositor

¿Qué son exactamente los «robatiempos»?

Tener un planing de estudio diario, semanal o mensual para las oposiciones nos ayuda no solo a aprovechar al máximo cada minuto sino también a gestionar mejor nuestro ocio o nuestro descanso. Pero inevitablemente, dado que el aislamiento absoluto es imposible, existen algunos factores internos o externos que nos roban tiempo de estudio o de concentración. Hoy vamos a hablar de ellos, «de los robatiempos».

Un «robatiempo» se puede definir como aquella circunstancia externa o interna que hace que perdamos el tiempo o el foco en la tarea concreta que estábamos realizando y nos distraigamos en otra tarea o simplemente nos dispersemos.

Los robatiempos podemos clasificarlos en dos clases:

  • Robatiempos externos: No dependen «directamente» de nosotros, podría ser una llamada de teléfono, el cartero con un paquete o una carta, el desplazamiento al preparador o a la academia
  • Robatiempos internos: Estas pérdidas de tiempo son aquellas que dependen de nosotros, de nuestra planificación, de nuestra concentración o de la falta de organización

«Robatiempos» y distracciones externas

Hay determinados «robatiempos» externos contra los que no podemos luchar y buscar una manera de que nos limiten lo menos posible no es sencillo.

Si por ejemplo para ir a la academia tenéis que coger el autobús y tardáis media hora en llegar cuando si tuvieseis coche serían 10 minutos, es algo contra lo que no podréis hacer nada porque tenéis que ir en autobús.

¿Cómo evitar las distracciones externas al estudiar?

En estos casos lo mejor es no desesperarse y buscar la manera de que ese «tiempo perdido» sea lo más productivo posible para vuestros objetivos. Podéis aprovechar para escuchar música y desconectar, para contestar algún email atrasado o ¡para hacer un test rápido de repaso!

Las llamadas de teléfono, tanto a casa como al móvil se pueden controlar fácilmente, de manera que, si no estáis pendiente de nada excesivamente urgente, podéis descolgar el teléfono de casa o poner el móvil en silencio. Eso sí, avisad a familia, pareja o compañeros de piso que el teléfono estará inoperativo durante esos periodos de tiempo, no vaya a ser que piensen que os ha pasado algo.

Con los robatiempos externos lo importante es no desesperarse, hay circunstancias inevitables contra las que no podemos luchar y a veces intentarlo es más contraproducente que aceptarlas y pensar en las partes positivas que pueden tener.

«Robatiempos» y distracciones internas

Los «robatiempos internos» son mucho más controlables y podemos llegar incluso hasta a hacerlos desaparecer de nuestra rutina de estudio. Lo más importante es contar con una buena organización que focalice en las tareas «más importantes» frente a las que son «menos importantes».

Así nos resultará mucho más fácil estudiar sin distracciones. En el siguiente apartado os damos un par de trucos para lograrlo.

¿Cómo evitar las distracciones internas?

Contar con un planing mensual o incluso diario y cumplirlo, hace que posibles «mini tareas» que vayan surgiendo durante el estudio (hacer un esquema de un punto que se resiste, entrenar los supuestos prácticos…) queden pospuestas a otro momento y no nos desviar la atención de la tarea principal que nos habíamos fijado,

Analizar de una manera consciente nuestro día a día hace que nos demos cuenta de todas estas pequeñas distracciones que nos hacen menos productivos o menos eficientes.

Una vez identificados nuestros «robatiempos» podremos buscar soluciones para que nos roben el menor tiempo posible, porque para todo opositor, ¡el tiempo es oro!

El equipo de OpositaTest

www.opositatest.com