¡Hola, opositores! ¿Cuántas veces habéis escuchado la frase «la oposición es una carrera de fondo»? Nos resulte más o menos motivadora, lo cierto es que lograr la plaza sí guarda semejanzas con una de las pruebas atleticas de resistencia más duras: el maratón. En este post analizamos el motivo.

*Esta entrada ha sido actualizada y revisada para añadirla a nuestro recopilatorio de recursos del #TutorOnline. Podéis conocer mejor esta iniciativa haciendo clic aquí.

Persona fuera de foco en ropa deportiva corriendo sobre su propia sombra para ilustrar la similitud entre opositar y correr una maratón

Un maratón consta de 42.195 metros. Para superarlos necesitamos que responda el cuerpo pero, también, mantener la cabeza fría. Por este motivo este tipo de carreras se consideran pruebas de resistencia. Esto parece que nos suena a los opositores, ¿no?

En los siguientes apartados analizamos las 8 fases mentales que comparten maratonianos y opositores. Os encontréis en la que os encontréis, os recordamos que no estáis solos.

¡Dentro lista!

Km. 1: Motivación para opositar al máximo

Los primeros meses, las primeras zancadas de este camino son todo motivación… Todo es nuevo: el temario no nos asusta, cada tema es algo nuevo a aprender, cada esquema es una obra de arte.

Son los meses del “Una plaza es mía seguro”. A vuestro alrededor, todos te animan; aplaudir ahora es fácil porque vosotros estáis muy arriba.

Km. 8: Negación que te lleva a avznar muy deprisa

En esta fase los corredores hablan de “ir por encima de tu ritmo habitual”. Podemos equipararlo con el repaso tras la primera vuelta al temario.

“Piensas que no será nada y que tampoco necesitas tomar un sorbo de agua”. La primera vuelta no fue difícil, tenemos mucha energía y el repaso tampoco lo será, son días de llevar al cante semanal todos los temas que uno pueda, incluso puede que el preparador se sorprenda con vuestro ritmo. Somos buenos, podremos con esto.

El optimismo es la sensación que nos acompaña.

Km 17: Shock al no aprobar la oposición a la primera

El cansancio comienza a hacer aparición, “no llevas ni la mitad y parece que llevas corriendo media vida”

Ya hemos ido al examen una vez, hemos sentido los nervios de la semana previa, del día previo, del propio día. Y no, esta aún no ha sido nuestra convocatoria.

Primeros ánimos tras la primera derrota pero… Toca seguir, no es fácil aprobar a la primera, todos lo sabemos.

No pasa nada, esto fue una prueba. Ya no tenemos la motivación del principio, más que nada porque en lo más profundo de nuestro ser creíamos que ibamos a ser uno de esos que la sacan a la primera y no lo somos. Pero aún tenemos fuerzas. Bebida isotónica, ¡y sigamos!

Km. 25,5: Soledad al reducir la vida social por «entrenar»

8 horas al día, seis días a la semana, un solo día de descanso. Nuestros compañeros: los temas.

La vida social empieza a escasear, los amigos que entienden nuestros horarios y nuestra forma de vida, también. “Nunca tienes tiempo” “Total, aun quedan dos meses para el examen” “Porque no estudies un día no pasa nada” ¿Os suena?

Si bien es verdad que esto suele pasar, tampoco nos pongamos melodrámaticos pensando que durante los 42 km estaremos solos, y que compatibilizar la oposisión con la vida real es imposible.

Siempre tendremos a nuestros amigos de siempre ahí, a nuestra pareja y a nuestra familia. Serán los que nos den agua, masajes o un empujón cuando los calambres empiecen a aparecer.

Km. 30: Desesperación por la espera del premio

Estás “reventao”, “esto no se acaba nunca” pensáis.

Este es vuestro pensamiento. Ahora bien, mirad arriba: km 30. Faltan 12 más, lleváis 30 encima. ¿Rendirse ahora es una opción?

Km. 35: El muro de decidir entre rendirse o seguir

Cinco Km más. El mundo se viene abajo. Volvamos a preguntar: ¿Rendirse ahora es una opción? No. O quizás SÍ.

Los opositores nunca hablamos de los que abandonan la carrera, seguro que los maratonianos tampoco, pero existen y ¿sabéis que creo? Que son igual de valientes que los que siguen.

Porque sacar fuerzas de donde ya no quedan, sobre todo cuando sonvarios años de oposición sin éxito a las espaldas es muy complicado, porque os sabéis el temario al dedillo, y sois muy consciente de todo lo que habéis avanzado desde ese km 1, pero, aun así, no tenéis vuestra plaza. Todavía.

Ahora bien, tomar la decisión de abandonar es VALIENTE, porque tenéis mucho trabajo a las espaldas, porque es asumir que “no siempre se puede”, es abandonar un objetivo y es adentrarse en la incertidumbre.

Así que os animamos a aplaudir a todos aquellos que dicen: HASTA AQUÍ LLEGAMOS.

Km. 37: Afirmación para volver a intentar aprobar la oposición

Os levantáis y pensáis en positivo, buscando motivación, recordáis los meses de entrenamiento, los sacrificios, los madrugones y la gente que os espera en la Meta.

Después de la tormenta siempre llega la calma, o eso dicen.

Esta es un fase muy propia de los que llevan ya tiempo en la oposición y que, tras cada derrota, tienen que sacar fuerzas y motivación de donde ya no hay.

Porque tras tres o más suspensos, parece que la meta está cada vez más lejos y el “ESTO NO ES PARA MI” se pasea más de lo que queremos por nuestra mente.

Pero se sigue, porque nadie dijo que fuera fácil, porque la recompensa merece la pena y porque llevamos muchos km corriendo como para abandonar.

META: Euforia al conseguir tu plaza

META= PLAZA

Esa es nuestra meta: una plaza. Una plaza que nos va a saber a gloria, porque un opositor sabe lo que supone llegar hasta ahí, los sacrificios y renuncias, el caer y volver a levantarte.

Y es posible, si otros están ahí, nosotros también llegaremos, antes o después, en el minuto 50 o tras haber corrido hora y media o hasta dos. Pero se llega.

Y eso es lo que hay que recordarse cada día, en cada una de las fases que acabamos de describir. Pues hasta aquí llegamos y desde aquí seguimos.

Estéis en cualquiera de estas fases, en cualquier km., seguid. Por vosotros y por todas las personas que os acompañan en el camino.

Y si no queréis, o no podéis, parad. No será un fracaso. Será un punto de inflexión y todo lo hecho os servirá de mucho. Y todos los que os animaron seguirán haciéndolo.

Recordadlo, opositores, no estáis solos en esta carrera de fondo. Esta maratón por vuestra plaza la corremos juntos.

El equipo de OpositaTest

www.opositatest.com