¡Hola a [email protected]!

Hoy, en nuestra sección «Pinceladas de Jurisprudencia» queremos exponeros dos casos: el primero sobre el derecho de los abuelos a visitar a sus nietos, en caso de existencia de oposición por parte de los progenitores y el segundo sobre el carácter preferente del interés del menor ante la no existencia de lazos biológicos.

El reconocimiento del derecho de una abuela a ver a sus nietos frente a la oposición de los padres de los niños: STS 4091/2016 de 20 de septiembre de 2016

Se desestima el recurso de casación interpuesto por los demandados y se confirma la STS dictada el 30 de julio de 2015 por la sección 5ª de la Audiencia Provincial de Cádiz en el recurso de apelación nº 46/2015 mediante la cual se establece un régimen de visitas de la abuela a los niños.

Doña Julieta presentó demanda contra su hija reclamando el derecho de visitas respecto de sus tres nietos, todo ello a raíz de la interrupción de la relación familiar desde el año 2010 tras la denuncia interpuesta por la demandante contra su yerno, y padre de sus nietos, por abusos sexuales respecto de sus hijas; denuncia que fue archivada.

A pesar de que en un primer momento la demanda fue desestimada por la consideración de que frente al reconocimiento del derecho de visitas a los abuelos debe primar siempre el bienestar de los menores, y en este caso, debido al fuerte conflicto existente entre padres y abuela, tras la denuncia de ésta a su yerno por supuesto abuso sexual de sus dos hijas,  y a que los niños llevaban cuatro años sin relacionarse con la misma, se estimó que no sería beneficioso para ellos el establecimiento de un régimen de visitas, lo que constituye justa causa para denegar lo solicitado.

La demandante recurrió en apelación y la Audiencia Provincial de Valencia dictó STS por la que estimó el recurso y reconoció el derecho de la abuela de visitar a los menores durante dos horas los primeros sábados de cada mes. Se afirma que, a juicio del Equipo Psicosocial, sí es beneficioso establecer un régimen de visitas de los menores con su abuela y despeja las dudas del ajuste emocional de la misma.old-age-360714_640

Como respuesta, los padres imponen un recurso de casación contra esa resolución, que tras ser admitido, finaliza con una STS desestimatoria de las pretensiones de éstos, fundándose en que, por lo establecido en La Exposición de Motivos de la Ley 42/2003, de 21 de noviembre, mediante la que se modifica el artículo 160 del CC, la reanudación de una mínima relación entre abuela y nietos –dos horas al mes en el punto de encuentro- no puede ser perjudicial para los menores, sino más bien lo contrario, según el informe técnico referido en líneas anteriores, sin perjuicio del necesario control sobre la evolución de la nueva situación creada.

El carácter preferente del interés del menor ante la no existencia de lazos biológicos: STS 2676/2011

Se desestima el recurso de casación interpuesto por Dª Lucía, madre biológica del niño, contra la STS de la Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Toledo, de 22 de abril de 2008, que reconoce el derecho de su expareja, Dª Zaida, a mantener una relación personal con el niño.

Dª Zaida y Dª Lucía mantuvieron una relación de pareja de forma pública y notoria, desde enero de 1996 hasta junio de 2006 sin contraer matrimonio.

El 13 de noviembre de 2003 Dª Lucía dio a luz a un niño, habiendo conseguido quedarse embarazada mediante la técnica de fecundación asistida, con material genético de donante anónimo. No está probado si la decisión fue tomada o no conjuntamente por las dos componentes de la pareja.

Cuando en 2006 se rompió la pareja por malos tratos, la denuncia recíproca presentada por las dos dio lugar a la medida dictada por el Juzgado de Instrucción nº2 de Talavera, que impuso a ambas la obligación de no  aproximarse a menos de 150 metros, ni comunicarse durante 6 meses, y atribuyó la guarda y custodia a la madre biológica, atribuyéndole un régimen de visitas a la conviviente.

Dª Zaida demandó a Dª Lucía en base al incumplimiento de esta última del régimen de visitas. La STS del Juzgado de 1º Instancia nº1 de Talavera de la Reina estimó la demanda y consideró que el derecho de visitas debía resolverse teniendo en cuenta la protección del interés del menor, que estaba cubierto legalmente por el artículo 158 CC. De acuerdo con ello argumentó que desde que nació el menor había tenido dos madres, y que Dº Zaida ejercía el rol de madre y la relación que mantenían era buena y beneficiosa para el niño. Por ello se le concedió un derecho de visitas amplio.

La madre biológica, apeló esta decisión basándose en el artículo 160.2 CC y pretendiendo, por tanto, que a su expareja se le considerase a lo sumo como un allegado. Sin embargo, la STS de la Audiencia Provincial de Toledo confirmó la STS recurrida. Desde el nacimiento, el niño ha tenido una situación familiar consistente en la existencia de dos madres. Por otro lado, es inconcebible que una de las miembros de la pareja decidiese quedarse encinta en contra o al margen de la voluntad de su compañera. Por último, y lo más importante, para el niño, Zaida es su madre desde el día de su nacimiento. Existió una unidad familiar entre las dos convivientes y el hijo biológico de  una de ellas. Por ello, el interés del menor, que debe atenderse siempre de forma preferente, obliga a los tribunales a decidir que el niño tiene derecho a relacionarse con los miembros de su familia, con independencia de que entre ellos existan o no lazos biológicos. El tribunal encuentra fundamentación a su fallo en el artículo 160 CC.