Mantente informado acerca de todas las noticias sobre tu convocatoria y

¡benefíciate de las ventajas de ser el primero en enterarte!

Tan cerca y, a la vez, tan lejos


¡Hola a tod@s! Hej alla!

Hoy nos levantamos con la idea de haceros un post distinto, tan distinto que hemos cambiado España por Suecia, nos hemos cambiado al sistema judicial sueco y hemos abandonado, por un instante, el español.

Como veis estamos «aventurer@s»además de «guerrer@s«, y hemos «cotilleado» un poco como es la organización del sistema judicial sueco, si tiene algún parecido con el modelo español y compartir con vosotros lo que más nos ha sorprendido del mismo. Porque, la realidad es que, a pesar de estar ambos países inmersos en los entresijos de la Unión Europea, España dista mucho del modelo judicial seguido por Suecia.

Agarraos fuerte que comienza nuestra aventura…

1

Tened en cuenta que nunca, repito «nunca«, podríamos hacer una buena comparación sino tocásemos el tema del «Derecho romano«, esa asignatura «tan querida» que nos ha acompañado en la carrera de Derecho. Pues sí, hemos estado investigando para hacer un análisis profundo de la situación y, parece ser que los suecos a penas han tenido que estudiar «Derecho romano» porque su huella ha sido menos marcada en Suecia que en la mayoría de los países europeos. A diferencia de lo que ha sucedido en España, donde donde sí ha dejado huella y rastro:

Aunque te queremos transmitir a ti, Derecho romano,  que no te guardamos rencor, porque contigo aprendimos que la «exceptio firmat regulam» (la excepción confirma la regla). 

En cuanto a la legislación sueca actual, y para hablar de ello pongámonos serios, ha sido el resultado de un largo desarrollo histórico caracterizado por la continuidad. Por ejemplo, la principal fuente del Derecho constitucional fue, hasta 1974, la Ley sobre la Forma de Gobierno, derogada en 1975 por una nueva Ley. Y, tal como se ha establecido en la actual Ley sobre la Forma de Gobierno, el sistema sueco puede calificarse de democracia representativa dado que los ciudadanos son los que eligen un organismo con la facultad de tomar decisiones, denominado Riksdag (Parlamento sueco). 

Respecto al Derecho civil y penal, nos ha resultado curioso que todavía siga vigente, aunque poco queda de su contenido original, el Código de Leyes sueco de 1734. De hecho, han sido sustituidos la mayor parte de los balkar (libros en los que se divide el Código), a la vez que se ha ido acumulando una gran cantidad de legislación fuera del Código.

En Suecia existen en paralelo dos tipos de órganos jurisdiccionales:

  • Los Tribunales generales, competentes en materia civil y penal. Organizados estos a su vez en un sistema de 3 niveles: los Tribunales de Primera Instancia (tinsgrâtter), los Tribunales de Apelación o de Segunda Instancia (Hovrâtter) y el Tribunal Supremo (Hôgsta domstolem).
  • Los Tribunales generales contencioso-administrativos, que conocen de los asuntos relacionados con la Administración Pública. Y estos, a su vez, están estructurados en tres niveles: los Juzgados Contencioso-Administrativos provinciales, los Tribunales Contencioso-Administrativos de apelación y el Tribunal Supremo Contencioso-Administrativo. Además de existir algunos Juzgados y Tribunales especializados en el conocimiento de asuntos y materias específicas.

Respecto a los órganos jurisdiccionales, en Suecia, representan la columna vertebral del sistema judicial, que también comprende otras autoridades responsables de la prevención e investigación de los delitos, entre las que se incluyen:

  • La Policía.
  • El Ministerio Fiscal y la Oficina Nacional Sueca de Delitos.
  • El Consejo Nacional de Medicina Forense.
  • El Servicio de Instituciones Penitenciarias y Libertad Condicional.
  • La Autoridad Sueca de Ejecución Forzosa.

Si bien es cierto, al igual que en otros países de Europa Occidental, la responsabilidad principal de la aplicación de normas legales incumbe a los tribunales (ocupando un lugar especial) y a las diferentes autoridades administrativas. Sin embargo, nos llama la atención que la diferencia entre las autoridades judiciales y administrativas es menor en Suecia que en el resto de países europeos, aunque la delimitación entre los mismos sea clara.

A la vez, es realmente sorprendente, que los jueces, fiscales, altos funcionarios de policía y abogados tengan la misma formación profesional. Y que, la mayoría de los licenciados en Derecho prestan sus servicios en algún Tribunal de Primera Instancia durante 2 años, a fin de adquirir experiencia antes de tomar un cargo público o continuar su carrera en otros dominios.

Y, centrándonos de lleno en las diversas profesiones jurídicas que existen en Suecia enumeramos las siguientes:

  • Los Fiscales, componen el 1ministerio público la Fiscalía General de Suecia y la Oficina Sueca de Delitos Económicos. Entre sus competencias destacan la de dirigir las investigaciones sobre los delitos, decidir si debe formularse una acusación y comparecer ante los tribunales. Y, añadir que todos los fiscales del ministerio público gozan de plena independencia para la toma de decisiones.
  • Los Jueces titulares son nombrados por el Gobierno previa consulta de una comisión pública independiente. Pero, en principio, un juez titular solo podría ser removido de su cargo en los casos establecidos en el Instrumento Sueco de Gobierno. La mayoría de los jueces titulares ocupan su plaza en tribunales de primera instancia o administrativos o en tribunales de apelación ordinarios o administrativos. Pero, recibirían la denominación de magistrados aquellos jueces del Tribunal Supremo y del Tribunal Administrativo Supremo.
  • Los abogados, solo estarían autorizados a utilizar dicho título profesional de «abogado» los que fuesen miembros del Colegio de Abogados de Suecia.  No siendo necesario ser abogado para poder representar a una parte ante los tribunales, denominados asesores jurídicos.
  • En Suecia existe la figura de los notarios, pero no existen los notarios especiales. Son nombrados por el Consejo de Gobierno Comarcal.
  • Y, por último, existen otras profesiones jurídicas como es la de los agentes judiciales, personas  que reciben una formación ad hoc y que actúan en nombre de la Autoridad Sueca de Ejecución Forzosa, además de ser los encargados de garantiza que la ejecución forzosa se desarrolle conforme a Derecho.

 

Equipo OpositaTest

www.opositatest.com