Mantente informado acerca de todas las noticias sobre tu convocatoria y

¡benefíciate de las ventajas de ser el primero en enterarte!

«La clave para aprobar es marcarse una rutina, ser fiel a ella, no escatimar en esfuerzos y tener una actitud positiva»


¡Hola a todos!

Siempre nos gusta compartir con vosotros experiencias de opositores y hoy hemos hablado con Alberto.

Alberto es de Logroño, tiene 27 años y es Licenciado en Derecho. Ha estado opositando durante más de dos años y medios a Escala Ejecutiva del Cuerpo Nacional de Policia y después de tres convocatorias ha aprobado. Hoy comparte con nosotros su experiencia opositora.

¿Por qué te decidiste a opositar a Escala Ejecutiva?

Durante la carrera, los créditos correspondientes a las prácticas externas a la universidad, tuve la suerte de poder realizarlas en la Jefatura Superior de Policía de Logroño, en la Brigada de Policía Judicial, durante 3 meses, y fue en ese periodo donde tuve claro que quería ser policía.

¿Te planteaste ir antes a la Escala Básica?

Todos los años he echado la instancia “por si acaso”, las dos primeras veces no fui ni a las físicas porque las fechas de la escala básica interferían demasiado con el test  y me iba a quitar tiempo de preparación de la Ejecutiva. Finalmente este año me presenté y llegué hasta la entrevista también, que fue unos días antes que la de la escala ejecutiva.

¿Cuál era tu día a día como opositor?

Tenía una rutina marcada y procuraba no salirme de ella: Por las mañanas estudiaba de 9 a 2 y por las tardes de 4 a 8-8.30 si no tenía que ir a entrenar, que entonces lo dejaba un poco antes. Los domingos descansaba. Los miércoles y viernes por la tarde iba a la academia, que estaba en Zaragoza. Además, intentaba hacer cada semana al menos dos casos prácticos, uno de ellos desarrollado completo y con tiempo, y los fines de semana, si estaba ya saturado de estudiar, lo dedicaba a mirar jurisprudencia y calificar sentencias. El mes antes del test ya no había horarios y las horas que no empleaba en dormir o comer las dedicaba a estudiar, noches incluidas.

¿Cómo preparaste el test? ¿Y las físicas?

Al principio en la academia me proporcionaron un temario, del que partí para estudiar al principio, pero poco a poco me lo fui configurando a mi gusto, principalmente estudiando de las leyes, leyes completas, pues es de donde el tribunal va a sacar la mayoría de las preguntas. Muy importante también repasar casi a diario artículos del Código Penal, parte fundamental del temario y de la oposición.

Para las físicas desde el principio he practicado crossfit, que básicamente son movimientos funcionales, y los 2 meses de antes hacía series de velocidad y me dedicaba ya por completo a dominadas y circuito.

¿Cuál fue la prueba que más te costó superar? ¿Y la que menos?

La que menos las físicas puesto que siempre me ha gustado el deporte y lo he practicado con habitualidad. El test tampoco se me ha dado mal, en las tres convocatorias lo he superado y he conseguido llegar al caso práctico, que como para la mayoría de los opositores, para mí es la prueba más dura, de tres supuestos prácticos he tenido que examinarme para poder aprobar.

¿Cómo recuerdas la entrevista, muchos nervios?

Lo peor de la entrevista es la noche de antes y lo poco que duermes (en mi caso), una vez llegué a Carabanchel me mentalicé y los calmé mientras nos hacían los análisis, aunque volvieron a aflorar un poco mientras esperaba en el pasillo de la sala de entrevistas. En mi caso tuve suerte, fue una entrevista tranquila y fueron muy amables.

¿Qué estabas haciendo y cuál fue tu reacción al saber que habías aprobado y eras uno de los elegidos para ir a Ávila?

El día de los psicotécnicos, que fue la última prueba, nos dijeron la fecha exacta en que saldrían las notas, y llegado el día, estuve pegado al ordenador refrescando la página de la policía cada minuto, hasta ver el tan ansiado APTO. Ya a partir de ahí un subidón de adrenalina, unas lágrimas que reflejaban los malos momentos por los que hay que pasar hasta llegar al apto y ya a celebrarlo con amigos y familiares.

¿Cuál crees que fue la clave de que tú aprobases?

Marcarse una rutina, ser fiel a ella, no escatimar en esfuerzos y tener una actitud positiva. Mi preparador siempre decía dos frases que son una verdad como una catedral: “ser justos con vosotros mismos” y “La oposición se aprueba cada semana.”

¿Qué fue lo mejor y lo peor de la oposición?

Lo mejor los amigos que haces durante este tiempo (buenos amigos y compañeros de estudio).

Lo peor, los momentos de incertidumbre en qué no sabes si realmente llegarás a conseguir el sueño.

¿Qué le dirías a alguien que se quiere preparar la oposición de Escala Ejecutiva?

Que se prepare con ilusión y con muchas ganas, es una oposición que al tener pruebas físicas también ayuda a desconectar del estudio y se hace más llevadera, es una profesión muy bonita y el momento en que ves el APTO se te olvida los malos momentos por los que has tenido que pasar y te das cuenta de que todo ha merecido la pena. “Si se quiere, se puede.”

Muchas gracias a Alberto por compartir su experiencia con todos nosotros.

El equipo de OpositaTest

www.opositatest.com