¡Hola, opositores! En esta ocasión visita nuestra sección de Entrevistas Miguel Prieto Escudero, más conocido en la Red como Justito El Notario.

Miguel no solo es autor del blog Justito El Notario, sino que también acaba de publicar el libro «Nada antes que opositar (Nihil prius oppositio)», del que nos hablará en esta entrevista.

*Como novedad en nuestra sección de entrevistas, en esta ocasión Miguel la publicará de forma simultánea en su bitácora. Además, en breves compartiremos en ambos blog su experiencia en el uso de OpositaTest y sus resultados en los test de la Carrera Judicial y Fiscal y LAJ. ¡Permaneced atentos!

¿Queréis conocer mejor la experiencia como opositor y notario de Miguel? ¡Dentro entrevista!

La vocación notarial

Dices que siempre supiste que querías ser Notario, ¿cómo de importante es la figura de tu padre (también Notario) en tu vocación? 

Decisiva. No es raro que un hijo quiera ser lo mismo que su padre o que su madre. Si mi padre hubiera sido otra cosa, es posible que hubiera querido ser aquello que él fuera.

¿Crees que Notario se nace, o se hace? ¿Cómo percibes a las siguientes generaciones de Notarios? 

No creo que nadie nazca Notario y solo se hace el que quiere y puede conseguirlo. Algunos quieren y no pueden porque no superan las oposiciones. Tampoco la oposición asegura la selección de los mejores Notarios, solo garantiza la selección de los mejores opositores a juicio del tribunal. Las siguientes generaciones creo que serán iguales que las anteriores y que las actuales, solo que ya no habrá pedestal. La sociedad nos tenía en un pedestal y ahora estamos a ras de suelo (en el ring) y hay que lucharse cada día y cada escritura y el que quiera seguir estando en un pedestal (y los hay) estará completamente fuera de la realidad.

Las siguientes generaciones creo que serán iguales que las anteriores y que las actuales, solo que ya no habrá pedestal. La sociedad nos tenía en un pedestal y ahora estamos a ras de suelo (en el ring) y hay que lucharse cada día y cada escritura y el que quiera seguir estando en un pedestal (y los hay) estará completamente fuera de la realidad.

Preparaste durante 11 años la oposición, ¿hubo algún momento en el que estuvieras a punto de tirar la toalla? 

Sí. Más que un momento fue un largo período de tiempo de tres años en el que estuve más fuera que dentro de la oposición.

¿Cómo de importante es el apoyo de familia y amigos durante la preparación de unas oposiciones, especialmente de esta envergadura? 

El de la familia para mi fue fundamental. El de los amigos para mi fue irrelevante. Me cuesta trabajo pensar en más de uno que me sirviera de apoyo en aquellos tiempos (espero que no me odien ahora por ello). Lógicamente lo comprendo, pero no creo que un amigo (no opositor) pueda servir de apoyo a su amigo que oposita, teniendo en cuenta, además, que la figura del opositor es muy incomprendida.

La vida como Notario

El comienzo de tu trayectoria profesional, ¿fue tal y como te lo imaginabas? 

No, fue mejor aún. Después de once años estudiando, encerrado, sufriendo, llorando, llego a Mondoñedo y no solo me lo paso bien, conozco gente, salgo, entro, viajo y gano dinero, sino que descubro que me gusta mucho lo que hago y que por fin soy algo en la vida.

(En mi blog explico la importancia de este primer destino en mi carrera profesional)

Cuéntanos un poco cómo es el día a día en el despacho de un Notario.

Bueno, yo repaso y autorizo las escrituras del día, repaso también las del día siguiente (en realidad, casi todas llevan un doble repaso), oriento aquellas en las que mis oficiales tienen dudas, atiendo al público que necesita tratar directamente con el Notario y me encargo de numerosas tareas internas de la notaría que no suelen asumir personalmente los Notarios. Soy muy dinámico y accesible. Además estudio y escribo mucho.

¿Cuál ha sido el momento más extraordinario o fuera de lo común en tu carrera como Notario? 

Para mi lo más extraordinario que me viene ahora a la cabeza, es haber firmado el primer día de mi vida profesional, mi primer día de ejercicio, la que tal vez podría acabar siendo la mejor escritura (la escritura con la mejor factura) de mi vida profesional. En diecisiete años de ejercicio aún no la he superado. Después de tanto luchar, parece que el destino (en el que en realidad no creo) me quiso hacer un guiño.

 Si tuvieras que definir tu experiencia como Notario en una frase, ¿cuál sería? 

Doy fe. La digo siempre al terminar mi lectura porque encierra la esencia de lo que hacemos los Notarios y hasta creo que la gente espera que lo digas.

“Nada antes que opositar (Nihil prius oppositio)”

 El libro que vienes de publicar “no es un libro de autoayuda” pero explicas que “ayudará a abordar, gestionar y comprender los malos momentos y el eventual fracaso” a quienes opositan a Notario”. ¿Cómo lo hará? 

Pues ayudando a asumir al opositor que la mayoría de los que preparan no van a aprobar la oposición lo que constituye una enseñanza fundamental tanto para el que está en ello como para el que ya no aguanta más o lo está pasando mal. Acabe bien o acabe mal, hay que saber gestionar tu situación y aprovecharla para abordar nuevos proyectos, si es que te hace falta. Al  mismo tiempo, al que no quiera o no pueda dejárselo, le enseñará que rebozarse en el lodo de su fracaso e impotencia no le servirá de nada, solo le hundirá más aún en el fango.

*Podéis adquirir el libro tanto en papel como en formato digital.

Acabe bien o acabe mal, hay que saber gestionar tu situación y aprovecharla para abordar nuevos proyectos, si es que te hace falta. Al  mismo tiempo, al que no quiera o no pueda dejárselo, le enseñará que rebozarse en el lodo de su fracaso e impotencia no le servirá de nada, solo le hundirá más aún en el fango.

Ya publicas de forma regular en tu blog “Justito El Notario”, ¿cómo compaginaste mantenerlo actualizado con la preparación del libro? 

Descubrí una cosa que no se me daba mal -escribir- a los casi 50 años y además que soy bastante prolífico y que soy capaz de sacar cinco posts a la semana (lo llevo haciendo más de cinco años) y de escribir un montón de cosas cortas (las FAQ´s de mi blog) al mismo tiempo.

No me faltan las ideas y tanto opositores, como compañeros y consultantes no dejan de proporcionarme más material día tras día. Casi que no doy abasto. El secreto está también en tener muchas ganas, una notaría más bien pequeña y una familia bien organizada.

Háblanos un poco de tu rutina editorial, ¿cómo organizas tu día a día entre la notaría y escribir?

A veces creo que soy eso que llaman un «procastinador estructurado». Vía correo electrónico me tomo nota de todo lo que hago o tengo que hacer, de todo lo que va surgiendo, y luego voy haciendo lo que me apetece (siempre lo más fácil primero), según la hora del día que sea, la firma que tenga agendada y la dificultad del asunto a tratar.

Así que en cualquier momento puedo estar tanto escribiendo (como ahora mismo que contesto a esta entrevista a las 15:01 horas) como repasando una escritura o firmándola al haberse retrasado por cualquier causa.

Consejos para futuros Notarios

¿Cuál crees que es el ejercicio más difícil de preparar del proceso selectivo? 

El primero, pero solo por ser el primero. Particularmente el tercero fue mi bestia negra. Solo suspendí un oral de seis que hice y suspendí dos «terceros» de tres. Una eficacia del 83,33% (en primero y segundo) frente a un 33,33% (en el caso del tercero).

No existen trucos mágicos pero, ¿cuál era crees que es la mejor manera de preparar las exposiciones orales? 

Bueno, uno percibe si se le da bien o no el examen oral desde un primer momento. Se puede mejorar pero el que no tiene facilidad, tiene algo difícil el adquirirla. Es fundamental cantar muchas veces los temas en soledad además de cuando te toque hacerlo con el preparador.

Es fundamental cantar muchas veces los temas en soledad además de cuando te toque hacerlo con el preparador.

Dada tu experiencia, ¿qué mitos desmontarías de esta oposición y de la carrera profesional de notario? 

De la carrera profesional, al menos en cuanto a mi concierne que se trabaje poco. Yo trabajo mucho y muy intensamente todos los días. En cuanto a la oposición, lo de los papagayos. No cabe duda de que la memoria es fundamental, pero si la memoria es tu única virtud es muy fácil que te acabes estrellando antes o después en el dictamen. De todas maneras, ¿alguien prepara notarías teniendo mala memoria? Imagino que no, pero tampoco olvidemos que la memoria no es un músculo aunque por supuesto se entrena.

Eso sí no desmiento que se gane dinero, aunque tampoco es para tanto, al menos en mi caso y en estos tiempos, además lo que ganamos está en consonancia con el régimen de funcionamiento de nuestras oficinas y con el régimen de responsabilidad que tenemos frente a nuestros errores que es exclusivo de los Notarios y los Registradores y nos diferencia del resto de los funcionarios públicos.


Muchos otros otros opositores ya se han atrevido con nuestros cuestionarios, ¿tenéis curiosidad por lo que nos han contado? ¡Os esperan en la sección de entrevistas!

¿Quieres que te entrevistemos a ti también? Escríbenos a [email protected] y nos pondremos en contacto contigo.