¡Hola, Opositores! ¿Cómo estáis llevando este calor asfixiante que nos acompaña en verano? ¿Cómo va vuestra concentración?

El calor no es el mejor compañero para los días de estudio, por os queremos dar algunos consejos para sobrellevar mejor la ola de calor. Con estos consejos las altas temperaturas del verano no afectarán sobremanera a vuestro rendimiento.

¡Dentro los trucos más fresquitos para estudiar en verano!

1. Madrugar para estudiar la oposición y evitar las altas temperaturas del verano

Sabemos lo complicado que es cumplir con rigor y poner el despertador a horas tan tempranas. Pero si conseguimos vencer este primer obstáculo aprovecharemos mejor el tiempo y también podremos disfrutar del verano en nuestras horas libres.

A última hora de la madrugada o primera de la mañana las temperaturas serán más bajas que durante el día. Esto hará que no nos resulte tan pesado estudiar. Además, estudiar al amanecer tiene dos ventajas extra en las que muchos seguro que no habréis pensado:

  • El resto de la humanidad duerme, solo os acompañará el canto de los pájaros
  • Si sois capaces de hacer jornada «intensiva» vuestro turno de estudio terminará lo suficientemente temprano como para que podáis disfrutar de la playa, piscina, terraza… ¡lo que más os guste!

2. Que nunca falte el agua durante la sesión de estudio

Estos días de calor es más importante que nunca mantenernos bien hidratados. Allá donde estudiéis, que os acompañe siempre una botella de agua. Vuestro cerebro, piel y todo el organismo lo agradecerán.

Es recomendable tener jarras de agua fría en la nevera, prepararnos bebidas fresquitas o pasarnos del café caliente al café con hielo. Las infusiones frías son otro de los grandes aliados del opositor en verano.

Además, en esta época del año en que las frutas con mayor cantidad de agua están en plena temporada es una buena opción preparar zumos o batidos fríos para reponer energías en las pausas de media mañana o en la hora de la merienda si hacéis turno de tarde.

3. Localizar la biblioteca mejor climatizada para estudiar la oposición en verano

Si no sois de los afortunados que tenéis aire acondicionado en casa o en vuestro opozulo, una buena opción para soportar mejor el calor es ir a alguna biblioteca pública con aire acondicionado. Recordad, eso si, comprobar los horarios de la temporada de verano antes de salir de casa. (¡Os ahorrareis sorpresas desagradables!)

Si lo vuestro es estudiar en casa pero no es lo suficientemente fresquita, quizás podáis aprovechar los ratos de más calor para ir a la biblioteca y allí hacer resúmenes, esquemas o tareas de estudio que no requieran concentración máxima.

4. Climatizad vuestro espacio de estudio

Desde aires acondicionados a ventiladores, las opciones para refrescar nuestro hogar son cada vez más amplias. Sin embargo, si estas dos no entran dentro de vuestras circunstancias o presupuesto, existen otras posibilidades que a veces pasamos por alto:

  • Miniventiladores por USB. Se trata de unos cacharritos de lo más majos que se conectan a un puerto USB y se sitúan en el escritorio o cercanos a nuestra zona de estudio. Su alcance es mucho menor que el de un ventilador tradicional, pero nos hará más llevaderas las horas de estudio
  • Un spray pulverizador con agua fresca. Esta es una solución de lo más artesanal y fresquita para refrescarnos mientras estudiamos. Se trata de readaptar un difusor en spray (un flis flis de toda la vida) y llenarlo de agua fresca. Esto nos dará un alivio temporal a las altas temperaturas. Eso si, ojo con los apuntes y libros
  • Un ventilador portátil con pulverizador de agua. Se trata de la evolución del punto anterior. Os recomendamos tener mucho cuidado con apuntes y notas, pero la sensación de fresco nos hará más llevadero el turno de estudio

¡Y por supuesto, que no falten los abanicos!

5. Las comidas ligeras son las reinas del verano

Las comidas copiosas no son para el verano, y menos aún para una ola de calor. Lo que mejor entra cuando los termómetros pasan de los treinta grados son ensaladas frescas y sopas frías.

Comiendo ligero conseguiremos que la digestión sea sencilla para nuestro cuerpo lo que hará que evitemos el temido «sopor» de por las tardes. Aquí os dejamos 5 recetas para opositores para que innovéis en la cocina en verano y no sufra vuestra concentración.


Y, por supuesto, uno de los consejos más importantes para estudiar en verano es el siguiente: No seáis demasiado duros con vosotros mismos.

Habrá días en los que la concentración ni aparezca, y no pasa nada porque habrá otros en los que estéis al 200%. En algún momento no seréis capaces de cumplir con vuestra rutina por el calor, el cansancio o las ganas de salir a tomar el aire. Y eso es lo más normal del mundo, sois humanos.

Recordad darle al cuerpo y al cerebro el descanso que se merece, os aseguramos que vuestro rendimiento se verá reforzado tras esos momentos para recargar energías e ilusión.


Y vosotros, ¿tenéis algún truco para estudiar mejor con calor? ¡Contádnoslo en un comentario para que podamos añadirlo a la lista!

El equipo de OpositaTest

www.opositatest.com