Mantente informado acerca de todas las noticias sobre tu convocatoria y

¡benefíciate de las ventajas de ser el primero en enterarte!

Paula, Letrada consistorial: «La oposición nos hace crecer como personas»


¡Hola opositores! 

Este jueves hablamos con Paula Mateos, una joven de 28 años, graduada en Derecho y funcionaria del Cuerpo de Letrados Consistoriales de Zaragoza. Estuvo 3 años y seis meses estudiando las oposiciones hasta que finalmente el 9 de abril de 2018, le dieron la primera plaza como Letrada Consistorial. ¡Esta ha sido su experiencia como opositora!  

 ¿Por qué opositaste a Letrada Consistorial? ¿Probaste alguna otra?

Realmente la oposición que estaba estudiando era Cuerpo de Letrados de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Estaba dubitativa entre Abogacía del Estado y Letrados de la Comunidad Autónoma de Aragón, y dado que la función era la misma, variando simplemente el tipo de competencias, estatales o autonómicas, el poder tener una plaza en Zaragoza, hizo que me decantara por estas últimas.

Suspendí el cuarto de los cinco exámenes que componían la oposición de Abogado de la Comunidad Autónoma, que son:

  1. Examen oral de civil, procesal, hipotecario y mercantil
  2. Traducción de un texto en inglés/francés jurídico
  3. Examen oral de constitucional, administrativo, hacienda pública, laboral y penal
  4. Práctico de 6 horas de un informe jurídico
  5. Práctico de 6 horas de una contestación a la demanda.

Cuando suspendí, salió la oposición al Cuerpo de los Letrados Consistoriales de Zaragoza, que hacía muchos años que no sacaban plazas.

Se trata de la misma labor de abogacía, pero esta vez relativo a competencias de carácter local, y dado que únicamente me variaban 70 temas, consideré que era una gran oportunidad.

 

¿Cuál era tu rutina de estudio?

Una de las cosas que me ha facilitado la rutina de estudio ha sido tomarme las oposiciones como un trabajo. Me ponía un horario de estudio y me lo tomaba como una jornada laboral.

Mis horarios de estudio fueron variando a medida que iba subiendo el número de temas y si tenía o no tenía convocatoria cerca. De normal solía dedicar unas 11 horas y media/ 12 horas de estudio al día, librando los domingos.

Me ponía:

  • De 8 de la mañana a 14:15 del medio día
  • De 16:15 de la tarde a 21:30/22 de la noche

No solía hacer descansos durante el estudio, puesto que durante la carrera me fui acostumbrando a espaciar los descansos, lo que hizo que no necesitara hacer un parón como tal. Cuando iba a la cocina a hacerme un café, o iba al baño aprovechaba para despejarme.

Los últimos 8 meses de oposición tuve que subir mi ritmo y rutina de estudio, dado que teníamos la convocatoria muy cerca, y tenía que hacerme y estudiarme 70 temas nuevos, por lo que me ponía:

  • De 7 de la mañana a 15 del medio día
  • De 16 de la tarde a 22 de la noche

Por lo que pase de una media de 11:30/12 horas, a 14.

 Me ponía un horario de estudio y me lo tomaba como una jornada laboral

 

 ¿Contabas con apoyo económico? En caso de que sí, ¿de quién?

Sí. Cuando estás estudiando oposiciones que tienen una gran carga de temas, te tienes que dedicar a tiempo completo.

Yo vivía con mis padres, sin ellos habría sido imposible poderme haber planteado este tipo de oposiciones. Básicamente porque cuando estudias tantas horas, no tienes tiempo para otra cosa.

Así que mis padres me mantenían económicamente, tuvimos que ajustarnos, pero al final pudimos organizarnos. Ellos me pagaron el preparador, y me dieron todas las facilidades que estaban dentro de sus posibilidades.

Para mí lo más importante, más que el apoyo económico, fue el apoyo moral, el tener unos padres que confiaron en mí cuando yo a veces ni siquiera lo hacía, y que me abrazaban cuando necesitaba llorar sin saber por qué, supongo del estrés que genera la situación de opositar. 

Tienes un perfil muy seguido por los opositores en Instagram, @paula_mateos90 y también un canal de Youtube muy popular. ¿Por qué los creaste? ¿Fueron un apoyo durante la oposición?

Si soy sincera, el perfil de instagram lo empecé cuando estaba estudiando oposiciones, pero no lo actualizaba tanto como ahora. Lo utilicé sobre todo al final de la oposición como una vía de escape, de desahogo.

Tenía la convocatoria cerca y tenía que ir rascando tiempo de donde pudiera, por lo que eso me hacía estar mucho más cansada tanto física como anímicamente, así que el poder simplemente decir que había estudiado 14 horas y no me había muerto, o el ver que había gente que también estaba dedicándose en cuerpo y alma a la oposición, me hacía no sentirme tan sola en mi habitación.

El canal de Youtube lo cree una vez que aprobé las oposiciones con la intención de ayudar a aquellas personas que están pasando por la situación en la que yo estuve. Y sobre todo poder demostrarles, que se puede conseguir.

Yo lo he conseguido y no soy distinta al resto de opositores que luchan por su sueño, y quería que supieran que es posible, que yo he pasado por lo mismo y ahora tengo mi plaza bajo el brazo. Además me daba mucha pena que mis técnicas de estudio y organización, que tanto me habían costado perfilar, se perdieran.

Así que decidí compartirlo con los demás, y voy haciendo videos de organización y de técnicas de estudio, junto con vídeos de teoría, actualmente de derecho administrativo, si bien quiero abarcar más ramas del derecho.

Ver que había gente que también estaba dedicándose en cuerpo y alma a la oposición, me hacía no sentirme tan sola en mi habitación

 

¿Cuál fue la prueba de la oposición en la que más dificultades tuviste? ¿Y la que menos?

La que más dificultades tuve fue el caso práctico. Una vez que aprobé los orales, que son terribles, me tocó el temido caso práctico.

Te ponen un caso enrevesado donde aparecen prácticamente todas las ramas del derecho, y tú como abogado tienes que redactar un informe jurídico o en su caso redactar la contestación a una demanda.

Te dan seis horas, que aunque parece que sean muchas, son muy pocas. Tienes que estar muy despierto para poder ir viendo todo lo que te piden y un gran control del tiempo.

En cuanto a la que menos dificultades he tenido, no sabría qué decir. Los exámenes orales son muy temidos por el hecho de que tienes que tener una buena oratoria, acordarte de cada uno de los epígrafes, y controlar extraordinariamente bien el tiempo, por lo que para mí eran muy complicados.

Y respecto al caso práctico no solo tienes que saberte las leyes sino, que las tienes que entender perfectamente para poder ver las trampas o errores que te habían puesto y ahí estaba la dificultad del caso.

 

¿Qué opinión te merece la herramienta de OpositaTest?

 Antes de probar la aplicación de OpositaTest, me habían hablado de ella. La conocía de oídas, puesto que en mi caso al no tener un examen de tipo test no la había utilizado.

Me ofrecieron probarla para poder dar mi opinión, y me encantó. Realmente no me imaginaba que fuera así.

El hecho de que te pongan preguntas iguales o muy parecidas a las que te vayas a encontrar en el examen, que puedas hacer simulacros de examen, que cuando falles una pregunta no solo te diga que está mal, sino que te explique el por qué y la fuente de que la saca, me parece magnífico.

Quita mucha carga de trabajo al opositor, porque si algo no entiende no tiene que ponerse a buscar en la ley la respuesta, como a mí me pasaba, que a veces tardaba horas en encontrar la respuesta o en entenderlo,  sino que en la aplicación te la están dando.

 OpositaTest quita mucha carga de trabajo al opositor

 

¿Qué hacías en los momentos de bajón que tiene todo opositor?

Todos tenemos momentos de bajón, porque aunque estemos luchando por nosotros, por nuestro sueño, muchas veces el día a día es muy duro. Es duro porque es muy incierto, nadie te garantiza 100% que vayas a aprobar.

Así que cuando yo tenía esos pensamientos, me decía a mí misma que si un día empecé, es porque en ese momento no dudé de que lo conseguiría, no dudé de mí.

Sabía que iba a tener momentos de bajón, de querer tirar la toalla, pero entonces me planteaba, que si dejaba las oposiciones, y me tomaba esos 100 cafés que tenía acumulados con amigas o me leía esos 300 libros pendientes, cuando terminara, me preguntaría ¿y ahora qué?

Sabía y todos sabemos, que no disfrutaríamos ni ese café ni ese libro, porque estaríamos renunciando al camino tan duro, sí, pero tan gratificante que es el de perseguir un sueño, nuestro sueño.

Así que cuando me daba el bajón pensaba que estaba ahí por mí, por nadie más que por mí, que había gente que seguro que trabajaba las mismas horas que yo estudiaba, y lo hacía por el sueño de otro, de su jefe, y no por el suyo propio.

Así que me recordaba eso las veces que hiciera falta y también me rodeaba de mis padres y de mi novio, no pasa nada por llorar de vez en cuando y necesitar un abrazo, somos humanos.

Si un día empecé, es porque en ese momento no dudé de que lo conseguiría, no dudé de mí

 

¿Qué estabas haciendo cuando leíste que habías aprobado? ¿Te lo esperabas?

En las oposiciones de abogacía, no esperas un par de días a saber tu nota, sino que en ese mismo día, una vez que se han examinado todos los opositores convocados, te dan las notas.

Como al último examen solo llegamos tres personas, nos dijeron las notas al final del día.

Cuando salí del último examen, el caso práctico, tuve que volver por la tarde a leerlo ante el tribunal, mi impresión, aunque había sido muy difícil, no era mala, pero nunca te crees hasta que no lo oyes, que has puesto fin a tu etapa de oposiciones, así que yo no daba nada por hecho.

Después de leer todos los compañeros, salieron a dar las notas, y lo que no podía creerme es que había conseguido la primera plaza. Me habían puesto un 9, me quedé petrificada, siempre me había imaginado cómo reaccionaría, pero en ese momento, no podía reaccionar, no me funcionaban ni las piernas. Ha sido el mejor momento de mi vida.

 

 ¿En qué te vas a gastar tu primer  sueldo como funcionaria?

Pues aunque aprobé el 9 de abril de 2018, he tomado posesión hace poco, el 8 de octubre de 2018 (la entrevista fue realizada a lo largo del mes de octubre).  Por lo que todavía no he cobrado mi primer sueldo, aunque le quiero hacer un regalo a mis padres y mi novio por haber creído en mí siempre, desde el primer día.

 

¿Cuál es ahora tu futuro más inmediato?

Pues estoy aprovechando para hacer cosas que tenía apartadas con la oposición. Son cosas que cuando estas estudiando te pesan, porque piensas que te las estás perdiendo.

Pero lo que no sabes, hasta que no apruebas, es que cuando apruebas, te pones al día enseguida, y al final ves que tienes mucho tiempo, toda la vida, para hacer esas cosas.

Me he independizado, he vuelto a retomar los idiomas, me he apuntado al doctorado, algo que siempre quise hacer, he viajado…Y ahora mi futuro más inmediato es hacer las cosas que me gustan, y sobre todo, seguir viajando.

 

 ¿Qué le dirías a los opositores que actualmente luchan por su plaza?

Que no tiren la toalla, que con esfuerzo y trabajo, todo llega. Hay una frase muy bonita que dice, “a winner, is a loser who tried one more time”. Significa que un ganador es solamente aquella persona que lo intentó una vez más.

Yo en su día perdí, suspendí teniendo muy cerca el aprobado, fue el 9 de marzo de 2017 y encima el día de antes había sido mi cumpleaños, imaginaos las ganas que tenía de celebrar nada, fue horrible. Pero no me rendí, analicé lo que había hecho mal, y volví a la carga, con más fuerzas si cabe, y 13 meses después lo conseguí.

 Un ganador es solamente aquella persona que lo intentó una vez más

 

Para finalizar una pregunta muy difícil. En pocas palabras, ¿qué es opositar?

Es curiosa esta pregunta, porque un día me lo pregunté a mí misma. Y llegué a la conclusión de que opositar, es luchar por un sueño. Es ponerte día a día delante de un libro, pensando en lo que puedes conseguir con eso, simplemente con tu trabajo, con tu esfuerzo.

Es dedicarte en cuerpo y alma a algo, donde no tienes la certeza de que lo vas a conseguir, pero que sigues ahí porque es tu sueño.

Mucha gente cree que ganas experiencia haciendo millones de cosas, y que necesitas viajar miles de km para poder crecer como persona. No dudo de que sea cierto. Pero lo que mucha gente no sabe, es que el camino de la oposición, que tanto odiamos a veces, nos hace crecer como personas sin salir de las cuatro paredes de la habitación.

Te hace ser más humilde, aprender a no dar nada por hecho, a ser más paciente, y a confiar. A confiar en tu preparador, pero sobre todo en ti.

Opositar ha sido una de las cosas más duras que he hecho en mi vida, pero es donde más he aprendido, y uno de los caminos que más experiencia me ha dado como persona. 

 

El equipo de OpositaTest

www.opositatest.com