Mantente informado acerca de todas las noticias sobre tu convocatoria y

¡benefíciate de las ventajas de ser el primero en enterarte!

Oxigenoterapia (III). Sistemas de administración de Oxígeno


¡Hola, opositores! Un tema común a todas las categorías profesionales en las OPE sanitarias es la oxigenoterapia. En anteriores entradas hemos repasado los fundamentos de la oxigenoterapia, indicaciones y precauciones de uso así como el material necesario para administrar oxígeno. En esta entrada vamos a repasar los diferentes métodos de administración de oxígeno

Modos de administración del O2

Existen múltiples modos y aparatos para suministrar oxígeno suplementario.

La selección de un método particular debe ser individualizada y debe tener en cuenta: 

  • Edad y patología del paciente 
  • Fracción inspiratoria necesaria 
  • Facilidad de adaptación al paciente 

Cada uno de los métodos tiene unas ventajas e inconvenientes particulares que debemos considerar a la hora de elegir una de ellos en un caso concreto.  

Durante la ventilación asistida (no invasiva e invasiva) el oxígeno se aporta mediante circuitos cerrados a través del propio respirador, que dispone de un mezclador de aire y oxígeno. Con el respirador se puede regular la FiO2 suministrada al paciente.  

Cuando el paciente respira espontáneamente, el oxígeno se administra mediante circuitos que se dividen, según sus características, en sistemas de flujo bajo y flujo alto. Es muy importante saber cuáles son los sistemas de alto y bajo flujo, ya que suele ser una pregunta habitual de examen

Oxigenoterapia de flujo bajo

Características:

  • Se suministra oxígeno puro (100%) a un flujo menor que el flujo inspiratorio del paciente, quien también respira aire ambiental.
  • La concentración de oxígeno del aire inspirado (FiO2) por el paciente es variable, no pudiendo conocer la verdadera FiO2 inspirada por el paciente ya que depende de:
    • Flujo suministrado
    • Tamaño y la actividad respiratoria (volumen minuto) del paciente, quien toma también aire del ambiente.
  • Su limitación es que pueden ser insuficientes para las demandas del paciente.
  • No debe emplearse en pacientes con hipoxemia e hipercapnia, en los que la FiO2 administrada debe ser precisa.

Son sistemas de bajo flujo:

  • Tubos o catéteres nasales: Son poco utilizados ya que son incómodos.
  • Gafas nasales: Son muy bien toleradas y permiten que el paciente realice actividades como comer y hablar.
    • En ambos casos la FiO2 máxima que puede alcanzarse es del 35-40 %.
    • El flujo de oxígeno que se consigue con este dispositivo oscila entre 1-4 litros por minuto, lo que equivale a una FiO2 teórica de 24-35%, y está condicionada por el patrón respiratorio del paciente.
  • Mascarillas simples: Precisan un flujo de oxígeno más elevado, son peor toleradas y limitan las actividades del paciente, aunque permiten liberar concentraciones de O2 superiores al 50% con flujos bajos (6-10 litros por minuto). Interfieren para expectorar y comer y, al igual que las gafas nasales, se pueden descolocar (especialmente por la noche). 
  • Mascarilla con reservorio: Es el sistema que permite el mayor aporte de oxígeno en este grupo de sistemas de bajo flujo.
    • El oxígeno pasa primero a una bolsa reservorio a partir de la cual obtiene el paciente el gas en cada inspiración, que alcanza una FiO2 del 100%.
    • La mascarilla dispone de dos válvulas sencillas que impiden que el aire espirado pase al reservorio y que se inhale aire ambiente.
    • Para que su funcionamiento sea óptimo, estas mascarillas precisan un buen ajuste a la cara del paciente y además el flujo de oxígeno debe ser al menos de 10 l/minuto.

Oxigenoterapia de flujo alto

Características:

  • La FiO2 es regulable e independiente del patrón ventilatorio del paciente.
  • El flujo que se suministra es suficiente para proporcionar todo el gas inspiratorio. El paciente respira el gas que le proporciona el sistema, únicamente .

Son sistemas de alto flujo:

  • Mascarilla con efecto Venturi:
    • Permite alcanzar una FiO2 máxima del 50%.
    • En ella se produce un chorro de oxígeno a alta velocidad que arrastra aire del ambiente de forma proporcional a su velocidad, de modo que, aunque se modifique el flujo, la FiO2 permanece estable.
    • Existen múltiples modelos. Deben ser blandas, de material plástico flexible y transparentes para permitir ver la cara del paciente.
    • Desde la fuente de oxígeno se envía el gas, el cual va por la conexión que une a la fuente con la mascarilla. Cuando el O2 llega a la mascarilla, lo hace en chorro (jet de flujo alto) y por un orificio estrecho lo cual, según el principio de Bernoulli, provoca una presión negativa. Esta presión negativa es la responsable de que, a través de la ventana regulable del dispositivo de la mascarilla, se aspire aire del ambiente, consiguiéndose así la mezcla deseada 
    • Especialmente indicada en personas con insuficiencia respiratoria aguda grave, pues permite controlar la insuficiencia de forma rápida y segura. Aquí se incluyen los pacientes con hipoxemia e hipercapnia, en los que debemos asegurarnos que aumentamos la presión arterial de O2 a un nivel tolerable (entre 50-60 mmHg) pero, sin abolir la respuesta ventilatoria a la hipoxemia 
  • Bolsas de reanimación, tanto autoinflables como de anestesia:
    • Se utilizan para suministrar oxígeno y ventilar al paciente de forma manual durante las maniobras de reanimación cardiopulmonar o en intervenciones quirúrgicas.
    • En el caso de las bolsas de autoinflables es preciso disponer de un reservorio y una fuente de oxígeno con flujo mayor de 15 L/min si se quiere aportar una FiO2 cercana al 100%.
  • Cánulas nasales de alto flujo:
    • Indicadas en pacientes con necesidades de aporte de oxígeno elevadas, en insuficiencia respiratoria moderada, o tras retirada de ventilación mecánica, p. Ej.
    • La cánula nasal de alto flujo es más corta que la convencional, para evitar la pérdida de temperatura y reducir al mínimo la resistencia.
    • Al proporcionar una humedad relativa muy alta, cercana al 100%, se pueden tolerar flujos más altos, y suelen ser bien toleradas.
    • Producen un efecto CPAP, por lo que disminuye el trabajo respiratorio del paciente, y mejoran la ventilación.
    • Suministran una FiO2 constante, alcanzando niveles superiores al 50%. El flujo se establece a 2L/kg de peso, con un máximo de 60 L/min.
  • Campana de oxígeno:
    • Se utiliza en niños. Se trata de un dispositivo de plástico en forma de campana con el que se cubre la cabeza del lactante.
    • Tiene una entrada posterior por la que se conecta la fuente de oxígeno, a la que se acopla un sistema Venturi, que es lo que permite que sea de alto flujo.
    • Proporciona un alto grado de humedad, ya que se utiliza siempre con nebulizador.
  • Tienda facial:
    • Básicamente es el sistema anterior, adaptado para su uso en adultos. Cuando se le acopla un sistema de nebulización de Venturi funciona como sistema de alto flujo.
    • Indicado en caso de intolerancia a las mascarillas faciales.

Según el dispositivo de administración de oxígeno que se vaya a emplear, habrá que seleccionar en el caudalímetro un flujo de O2 que nos permita obtener la Fi O2 deseada.  

Concentraciones de Oxígeno

Las concentraciones de Oxígeno se generan en base a las siguientes variables:

  1. El flujo de Oxígeno
  2. El dispositivo de administración

En la siguiente tabla tenéis la FiO2 administrada según el flujo de oxígeno y el dispositivo de administración de oxígeno que utilicemos:

Concentraciones de oxígeno generadas por diferentes dispositivos de administración

Flujo O2
(l/min)
FiO2 

Aire ambiente (sin administración de O2)  
0
0,21 
Cánulas o gafas nasales  10,24
Cánulas o gafas nasales  20,28
Cánulas o gafas nasales  30,32
Cánulas o gafas nasales  40,36
Cánulas o gafas nasales  50,4
Mascarilla simple 5-60,4
Mascarilla simple 6-70,5
Mascarilla simple 7-80,6
Mascarilla tipo Venturi *30,24
Mascarilla tipo Venturi *6-70,28
Mascarilla tipo Venturi *90,35
Mascarilla tipo Venturi *120,4
Mascarilla tipo Venturi *150,6

*Verificar el flujo en l/min según indicación del fabricante

FiO2 = Fracción inspiratoria de O2 (concentración de O2 inhalado) expresada en tanto por 1 

En la próxima entrada os seguiremos aportando contenidos para preparar el tema de oxigenoterapia.   

¡No os la perdáis!

El equipo de OpositaTest

www.opositatest.com

Bibliografía:
(1) Procedimiento de oxigenoterapia. FEMORA. Procedimientos enfermería: vía respiratoria. Xunta de Galicia. 2015
(2) BTS GUIDELINE FOR OXYGEN USE IN ADULTS IN HEALTHCARE AND EMERGENCY SETTINGS. British Thoracic Society Emergency Oxygen Guideline Development Group. June 2017 Volume 72 Supplement 1
(3) Fundamentos de la ventilación mecánica. Luis A. Ramos Gómez. Salvador Benito Vales. CSL Behring
(4) ACTUALIZACIÓN EN OXIGENOTERAPIA PARA ENFERMERÍA (Basado en el Manual de ayuda a la oxigenación. Dispositivos y procedimientos) Rosa M. Fernández Ayuso. David Fernández Ayuso
(5) Fundamentos de la oxigenoterapia en situaciones agudas y crónicas: indicaciones, métodos, controles y seguimiento. M.C. Luna Paredes,, Oscar Asensio de la Cruz, Isidoro Cortell Aznar, M.C. Martínez Carrasco, M.I. Barrio Gómez de Agüero, E. Pérez Ruiz, J. Pérez Fríase y Grupo de Técnicas de la Sociedad Española de Neumología Pediátrica. An Pediatr (Barc). 2009;71(2):161–174
(6) Oxigenoterapia: administración en situaciones de hipoxia aguda
Autores: Carolina Botella Dorta. Actualizada el 17/01/2005. Guías Fisterra.