¡Hola, Opositores! Hoy nuestra invitada es Lidia F., que en breves tomará posesión de su plaza como Administrativa del Estado. Hemos entrevistado a esta opositora, y muy pronto funcionaria de carrera, para que comparta con nosotros la experiencia de opositar a la Administración General del Estado.

¿Queréis saber cuál era su rutina? ¿Los momentos más felices o más duros de su camino hacia la plaza? ¡Dentro entrevista!

La vida de Lidia F. antes de opositar

¿En qué momento de tu vida te planteaste opositar y por qué?

Estaba acercándome a los 30 y conseguía de vez en cuando trabajos temporales. Con menos de un año cotizado vi que sería una buena opción estudiar una oposición si quería tener un trabajo estable y relacionado con lo que había estudiado, el Ciclo superior Administración y finanzas.

¿Por qué elegiste Administrativo del Estado?

En realidad mi primera opción fue Auxiliar Administrativo de la Xunta de Galicia. Cuando estaba preparándola se convocaron plazas para el Cuerpo General Auxiliar de la Administración del Estado y me presenté porque es muy aconsejable presentarse a oposiciones “similares” para practicar estrategia y control de nervios. El resultado fue que me salió mejor Estado que Xunta. Ahí empecé a preparar la siguiente convocatoria de Estado porque podría ser más fácil para mí, me gustaba más el temario y no me era un inconveniente irme a vivir más lejos.

Después de varios intentos con la categoría de auxiliar administrativo fallando en la segunda parte del primer examen “Actividad administrativa y ofimática” decidí que este año que volvía a estar desempleada iba a estudiar el temario de Grupo Administrativo. Los temas comunes ya los tenía estudiados y cambiaba psicotécnicos y teoría de ofimática por más temas de legislación. El segundo examen es práctico de ofimática y requiere muchas horas de práctica, tanto en una categoría como en otra.

Además, cuando me presentaba a Auxiliar mi propósito era algún día estudiar para Administrativo por promoción interna con la tranquilidad de ser funcionaria, porque en las primeras convocatorias en las que me presenté no había plazas para Administrativo por turno libre. Actualmente sí que las suele haber pero coincidiendo en fecha y hora por lo que hay que escoger entre ir a una categoría o a otra.

También has preparado otras oposiciones antes o al mismo tiempo que esta, ¿cuál fue tu motivación para ello?

El camino hacia la plaza puede ser muy largo y he intentado trabajar mientas estudiaba porque a veces necesitamos sentirnos “personas más productivas”. Hay una presión que en ocasiones nos ponemos nosotras mismas, que parece que las horas de estudio no son tan válidas como las horas de trabajo, porque no ganamos dinero, no cotizamos, etc., y podemos presionarnos a intentar compatibilizar, a veces por necesidad, por presión externa pero muchas veces es porque nos exigimos demasiado.

Mientas estudiaba las oposiciones para el Estado, también me preparaba para tener más puntos en las listas del Sergas haciendo cursos y presentándome al examen de oposición aspirando a trabajar temporalmente cubriendo vacaciones.

¿Hay otros opositores o ex-opositores en tu entorno que te hayan motivado a tomar la decisión de opositar?

Mi madre trabaja como Técnica en cuidados auxiliares de enfermería (TCAE) en el SERGAS, por lo que mi familia siempre me ha empujado a preparar una oposición.

Preparaba Auxiliar Administrativo de la Xunta pero me presenté a Auxiliar del Estado porque es muy aconsejable presentarse a oposiciones “similares” para practicar estrategia y control de nervios.

Lidia incide en la importancia de concurrir a oposiciones similares

Así fue la experiencia de Lidia como opositora

¿Cuál era tu rutina diaria como opositora? ¿La cambiaste en las fechas previas a las pruebas?

Con el tiempo aprendí que tenía que despertarme de manera natural, que no me es muy difícil porque siempre me despierto con hambre. No sé si es por el trastorno de ansiedad, por la oposición o porque soy un poco peculiar, pero usando despertador me levantaba más sobresaltada y con más posibilidades de tener ataques de ansiedad y, por lo tant,o un día con un estado físico y mental peor, lo cual sería menos productivo.

  1. Después de desayunar, hacer tareas domésticas y un poco de yoga, estudiaba hasta la hora de comer.
  2. Después de comer tenía aproximadamente una hora de descanso en la que estaba en el sofá, veía la televisión o usaba internet y después a estudiar otra vez con varios descansos para estirar las piernas, comer, beber, etc., que es algo que considero importante para el cuerpo.
  3. Antes de dormir hacía ejercicios de yoga para el cuello y relajantes y tomaba una infusión, sobretodo en época previa al examen.

Como no se estudia todos los días porque hay algún día de descanso, habitualmente sábado o domingo, en mi caso si tenía que hacer algo en concreto sí que lo marcaba, sino descansaba cuando el cuerpo lo pedía. A veces sucede que alguien se puede obcecar con X día tiene que descansar y el resto estudiar y por el medio necesitarlo y sentirse culpable por no cumplir objetivos. Entonces, en mi caso descanso cuando lo necesito aunque sea martes, y si el sábado y domingo estoy en casa y no tengo necesidad de descansar estudio igualmente aunque sea fin de semana.

Para estudiar una oposición he aprendido que no todo es marcarse objetivos, que es igual de importante ser flexible y hacer las cosas como estés mejor contigo misma y no forzarte a seguir lo que te obliga una parte del cerebro, porque sino todas las partes no van a estar en armonía y eso a la larga puede perjudicar a la salud.

También reservaba una mañana o tarde de vez en cuando para hacer todos los recados juntos y tomar el aire y así evitarme distracciones continuas innecesarias.

Antes del examen planificaba una semana de repasos mirando dentro de cada tema los detalles que suelo fallar en los test y los que considero importantes. Por lo tanto, la rutina de estudio era la misma, sólo que cambiaba la planificación del temario, de estudiar temas completos como antes a repasar varios temas en un día en esa semana

Para estudiar una oposición he aprendido que no todo es marcarse objetivos, que es igual de importante ser flexible y hacer las cosas como estés mejor contigo misma

La conciliación es imprescindible en el camino hacia la plaza

Hubo épocas en las que compaginabas el estudio con el trabajo, cuéntanos cómo influía esto en tu rutina y en tu organización.

Al trabajar o tener más responsabilidades hay menos horas para estudiar. Yo escogí la mala opción de intentar hacer lo mismo en menos horas, comprimiendo la jornada de turno partido que hacía sin trabajar en jornada intensiva y descansando sólo una tarde a la semana. Acabé demasiado cansada física y mentalmente, fue una época muy agobiante y no volvería a hacerlo así. Si volviese a estar en la misma situación preferiría que me llevase más tiempo y no jugarme la salud, estudiando menos horas al día y respetando los descansos.

Eres activa en Twitter e Instagram y compartes consejos con otros opositores, ¿cómo ha contribuido esto a tu preparación?

He aprendido mucho de los consejos y experiencia de otras personas, ayuda desahogarse con aquellas que están pasando por una situación parecida y es gratificante cuando alguien te pregunta algo que puedes responder y ayudar de alguna manera. Las redes sociales pueden servir para paliar un poco la soledad e incomprensión social del enfrentamiento diario con los apuntes y las leyes.

¿Cómo han influido en tu vida las suspensiones de plazos derivados de la COVID-19?

Las personas que realizamos los segundos ejercicios de Cuerpo General Auxiliar (9 de febrero) y Cuerpo General Administrativo de la Administración del Estado (23 de febrero) hemos sido afortunadas por poder asistir el día que nos habían convocado y por lo tanto hemos vivido el confinamiento en la etapa post-oposición de descanso. Solo esperábamos saber si habíamos aprobado el examen. Y es que nunca sabíamos cuando iban a publicarlo porque hubo varias notas informativas cambiando posibles fechas y vivíamos con incertidumbre. Sin embargo, era muy poca en comparación a las personas que estaban esperando a que se calmara la situación y tener una nueva fecha para hacer sus respectivos exámenes.

Durante el estado de alarma intenté tener la mente y el tiempo ocupados para no pensar en lo que iba a pasar inevitablemente, si el sí o el no, iba a venir igualmente me preocupase por ello o no.

¿Qué mito te gustaría desmontar sobre los opositores?

Opositar no es sólo leer, y además implica cansancio físico y mental, desde fuera se ve muy fácil pero todas esas personas que lo ven así deberían probarlo en su propia piel y comprobar cómo es la dura realidad.


Mini Quiz sobre la oposición a Administrativo del Estado

Han sido varias las ocasiones en que te presentaste, ¿pensaste en algún momento cambiar de especialidad?

Desde que empecé a opositar para la Administración del Estado supe que era el ámbito que me gustaba pero en la última convocatoria dejé de prepararme para el Cuerpo General Auxiliar para dedicarme al Cuerpo General Administrativo.

¿Qué temas te gustaron más y cuáles menos?

Los temas que más me gustan son los del Bloque I “Organización del Estado y de la Administración pública” y IV “Gestión de personal” y los que menos los del Bloque V “Gestión financiera”.

¿Qué ejercicio consideraste más interesante?

El segundo: ejercicio práctico con instrucciones para realizar en Microsoft Word y Excel, lo máximo y lo mejor posible en media hora.

En casa me sentía como si estuviese preparando una maratón y allí me olvidé de que no estaba en casa y apuré todo lo que pude. Pensé que iba a afrontar peor la situación al no ser mi teclado ni mi pantalla, pero se está con tanta concentración en lo que se está haciendo que pasa el tiempo rapidísimo y no se piensa en nada.

¿Qué consejo darías a otros opositores a Administrativo del Estado?

Mirando exámenes de otras convocatorias se puede pensar que al haber habitualmente más preguntas de algunos temas y menos de otros que no todos son igual de importantes y se tienden a dejar de lado, pero todos tienen importancia porque las preguntas que puedan hacer valen lo mismo, todas cuentan para superar el examen.


Recomendaría no empezar de cero a preparar el segundo ejercicio una vez pasado el primero, sino ir poco a poco practicando y después de pasar la primera prueba dedicarse plenamente a la segunda con una base asimilada.

Muchos dicen que esta es una oposición “fácil”, ¿estás de acuerdo con esta afirmación?

Creo que no hay una oposición fácil porque opositar y conseguir una plaza no es un camino fácil.

Por el nivel de estudios requerido para presentarse, el tamaño del temario y el nivel de complejidad de los exámenes puede resultar más accesible prepararse pero tiene el inconveniente de que por ello también hay más afluencia y el ratio de personas presentadas por plaza puede ser mayor que en otras oposiciones, lo que influye en el nivel de exigencia para superar los ejercicios.


¿Cómo se organizó nuestra entrevistada para sacarse la plaza?

¿Acudiste a una academia, trabajaste en grupo con otros opositores o fuiste una opositora solitaria?

Al principio fui a una academia porque estaba bastante perdida y no entendía nada pero con el paso del tiempo me sentía como si viese la misma película una y otra vez y decidí que iba a estudiar en casa siguiendo mi propio ritmo y aprovechando las horas mejor.

¿Qué materiales y técnicas empleaste para preparar tu oposición? ¿Evolucionaron con el paso del tiempo?

Creo que usé casi de todo lo que se puede hacer en el mundo de las oposiciones:

  • post-its en la pared que veía cada mañana y que aún conservo pegados
  • grabar las leyes en el móvil para escuchar en cualquier parte o descansar la vista
  • esquematizar las partes que no lograba asimilar
  • escribir la respuesta de las preguntas que fallaba en una hoja por tema para repasar
  • hacer test por temas y cuando llevaba tiempo estudiando los hacía antes de estudiar ese tema para ver qué parte tenía que reforzar más.

Al principio me llevaba mucho tiempo estudiar un tema y me sentía bastante impotente, no entendía nada y no había visto nada parecido en mi vida. Cuando empecé a estudiar gestión financiera me parecía que perdía el tiempo, que pasaban los días y no avanzaba así que decidí estudiar un poco de ese bloque cada día después de estudiarme el tema o parte del tema que me tocaba ese día, así tenía la sensación de que progresaba despacio pero no estaba estancada.

Siempre he usado el sistema de vueltas porque es con el que me siento más cómoda y hacía un repaso rápido una vez a la semana.

Volviendo la vista atrás, ¿qué consejo te hubiera gustado recibir cuando empezaste a opositar?

Intenta controlar tu agobio con más descanso y paciencia.

Las redes sociales pueden servir para paliar un poco la soledad e incomprensión social del enfrentamiento diario con los apuntes y las leyes.

Sobre los beneficios de las redes sociales para los opositores

Así usó Lidia OpositaTest

¿Cómo usaste OpositaTest en tu preparación?

Cada vez que estudia un tema hacía test de ese tema, repasaba las que fallaba y las apuntaba.

Cuando terminaba un bloque hacía test de preguntas falladas, también cuando terminaba una vuelta al temario y de vez en cuando hacía test tipo examen y supuestos prácticos.

Miraba el blog de vez en cuando y para también estar al día de las actualizaciones, que era uno de mis principales temores cuando empecé a estudiar en casa.

¿Fueron los test por preguntas falladas o en blanco un aliciente extra para tu preparación?

Sí, porque se entiende porque se falla ya que aparece el fragmento de la ley a la que se refiere la pregunta, lo que ahorra tener que buscar la explicación. Además permanecen guardadas, se sabe en qué temas fallas más y se pueden repetir para repasar.

¿Recomendarías OpositaTest a otros opositores?

Sí, porque se ajusta a muchas maneras de estudiar: se pueden marcar los temas de los que se quiere realizar test, preguntas falladas o en blanco, exámenes anteriores, etc. También se puede mirar el progreso, que temas y bloques se llevan peor preparados por las preguntas que más se han fallado y que se debería reforzar más en el estudio, por lo que se ahorra tiempo de organización y ayuda a hacerla mejor.

Antes del examen planificaba una semana de repasos mirando dentro de cada tema los detalles que suelo fallar en los test y los que considero importantes.

Lidia insiste en la importancia de combinar planificación con conocer la evolución en el estudio

Así celebró Lidia su aprobado y su futura carrera como funcionaria

¿Quién fue la primera persona con la que compartiste tu aprobado?

Mi abuela era la persona que estaba en casa cuando leí la resolución y por tanto fue la primera en enterarse.

¿Cómo lo celebraste?

Dada la situación prefiero ser prudente con las celebraciones, aunque no creo que pueda terminar de asimilarlo hasta que haya tomado posesión oficialmente.

Si pudieras dar un consejo a los futuros opositores que leerán esta entrevista, ¿cuál sería?

Informarse bien de cómo es la oposición, las pruebas de qué consta, los temas que hay que estudiar, practicar los ejercicios de las convocatorias anteriores para hacerse una idea de cómo son las preguntas, dificultad y tiempo necesario.


Muchos otros otros opositores ya se han atrevido con nuestros cuestionarios, ¿tenéis curiosidad por lo que nos han contado? ¡Os esperan en la sección de entrevistas!

¿Quieres que te entrevistemos a ti también? Escríbenos a [email protected] y nos pondremos en contacto contigo.


Únete ya a nuestro Grupo de Facebook «Objetivo Oposiciones AGE (Gestión Civil, Administrativo, Auxiliar Administrativo)» y mantente siempre al día de la actualidad de tu oposición en nuestro canal de Telegram especializado.

El equipo de OpositaTest

www.opositatest.com

El equipo de OpositaTest

www.opositatest.com