Mantente informado acerca de todas las noticias sobre tu convocatoria y

¡benefíciate de las ventajas de ser el primero en enterarte!

Capnografía (I): fundamentos y métodos de medición


¡Hola opositores! Para monitorizar de forma completa la función respiratoria del paciente es necesario emplear la capnografía junto con la pulsioximetría. En esta entrada te mostramos todo lo que necesitas saber acerca de la capnografía.

En las anteriores entradas hemos repasado los fundamentos de la oxigenoterapia, indicaciones y precauciones de uso, así como el material necesario para administrar oxígeno y los sistemas de administración de oxígeno.

Seguimos repasando temas relacionados con la oxigenación y ventilación. En esta entrada hablaremos acerca de la capnografía.

La capnografía consiste en la medición no invasiva y continua de la concentración de CO2 en el aire espirado. Aunque los términos «capnografía» y «capnometría» se utilizan en ocasiones como sinónimos, la capnografía permite la representación gráfica de la concentración de CO2 en función del tiempo, con un trazado denominado capnograma, mientras que la capnometría sólo muestra el valor numérico del CO2 exhalado. 

Capnografía normal. El capnograma. 

El registro capnográfico o capnograma es la representación gráfica de la ventilación del paciente a lo largo del tiempo, registrándose en el eje vertical la presión parcial del CO2 (en mmHg) y en el eje horizontal el tiempo (en segundos)

La morfología del capnograma puede aportar, en algunas situaciones, más información que la medición aislada de la presión de CO2 al final de la espiración

En la inspiración la presión parcial de CO2 es de 0 mmHg y a medida que progresa la espiración va aumentando su contenido, existiendo tres compartimentos seriados: espacio muerto instrumental, espacio muerto anatómico y el gas alveolar.

Se puede dividir el trazado capnográfico en tres fases:

  • Fase I: traduce el inicio de la espiración y representa primordialmente el gas del espacio instrumental y del espacio muerto anatómico por lo que las concentraciones de CO2 serán bajas.
  • Fase II: en esta fase se produce un incremento rápido en la curva que traduce el aumento progresivo en las concentraciones de CO2 en el aire espirado al vaciarse progresivamente los alveolos.
  • Fase III: se produce una meseta en el trazado que informa esencialmente del gas alveolar. El valor máximo de la CO2 en esta fase normalmente coincide con el final de la espiración y se denomina presión parcial de CO2 corriente final o end-tidal (PetCO2) y será́ reflejo de la PCO2 arterial.
  • Fase IV: Después de la meseta se dará́ una caída brusca de la CO2 a la línea basal que corresponde a la inspiración.

Técnicas de medición de la capnografía

CO2 TRANSCUTÁNEA

La medición transcutánea de CO2 se realiza mediante un electrodo colocado en el lóbulo de la oreja. Para facilitar la difusión de los gases a nivel de la piel ésta es calentada por el electrodo.

En situaciones de bajo gasto la medición transcutánea de CO2 puede ser menor que la PaCO2

Si el metabolismo en la piel está aumentado (como puede suceder debido al calentamiento de la piel por el electrodo) la medición transcutánea puede ser superior a la PaCO2.

ANÁLISIS DEL CO2 ESPIRADO

El dióxido de carbono es producido por el metabolismo tisular y transportado posteriormente por la sangre a los pulmones donde pasa al alveolo, siendo después exhalado.

La concentración de CO2 al final de la espiración puede considerarse un reflejo de la PaCO2.

La concentración será, en la inmensa mayoría de casos, menor que la arterial, aunque la diferencia arterio-alveolar de dióxido de carbono (a-ADCO2) es inferior a 5 mmHg.

La medición del CO2 en los gases respiratorios es un medio no invasivo que permite una monitorización continua y en tiempo real de la eliminación de CO2.

Requiere el análisis de gas espirado no contaminado, por lo que su mayor utilidad se encuentra en el estudio de pacientes intubados.

No obstante, puede realizarse capnometría del gas espirado mediante un capnógrafo con cánulas nasales u orales siendo en ocasiones útil en pacientes no intubados para el control de diversas alteraciones metabólicas.

El análisis del CO2 puede hacerse por métodos químicos o por espectroscopia de absorción infrarroja

El análisis químico se basa en un detector colorimétrico desechable que aporta una estimación cualitativa del CO2 exhalado, cambiando de color a medida que la concentración de este gas aumenta, desde el morado, en ausencia de CO2, hasta el amarillo cuando la concentración de este gas es superior al 5 %. Estos dispositivos son particularmente útiles en situaciones de emergencia, para distinguir la intubación endotraqueal de la esofágica.

La espectroscopia infrarroja proporciona datos cuantitativos de la concentración de CO2 en el aire espirado y se basa en que la concentración de CO2 en una muestra de gas está directamente relacionada con la cantidad de luz infrarroja absorbida. Los analizadores de infrarrojos son los que habitualmente se utilizan durante la ventilación mecánica y se clasifican en centrales (mainstream) y laterales (sidestream), según el método con que toman la muestra de gas exhalado para su análisis.

  • Los analizadores centrales se sitúan «en línea», directamente unidos al tubo endotraqueal o a la pieza en Y del circuito ventilatorio, de manera que el análisis de la totalidad del gas se realiza en la vía aérea.
  • En los analizadores laterales, la muestra de gas es aspirada mediante un fino tubo desde la vía aérea hasta la cámara de medición, localizada en una consola separada, por lo que hay un ligero retraso en el análisis como consecuencia del tiempo requerido para el transporte del gas.

Cada uno de los diseños tiene ventajas y desventajas, pero no se ha demostrado claramente la superioridad de ninguno de ellos. 

Estimación de la PacO2 a partir de la PetCO2

La PaCO2 normal es de 40 mmHg y refleja el contenido de CO2 de la sangre arterial.

La presión de CO2 alveolar (PACO2) refleja la presión de todos los alvéolos participantes en la ventilación.

La presión parcial de CO2 al final de la espiración (PetCO2) refleja normalmente toda la PACO2 y sus valores normales son de 37-38 mmHg.

La diferencia normal entre la PaCO2 y la PetCO2 (Diferencia a –ADCO2) es inferior a 5 mm Hg.

En condiciones ideales, en las que existe una correcta perfusión y ventilación pulmonar y éstas permanecen constantes a lo largo del tiempo:

  • La diferencia a–ADCO2 es pequeña y constante
  • La PetCO2 se puede utilizar para monitorizar al paciente ya que refleja la PaCO2
  • La capnografía disminuye la necesidad de gasometrías
  • Es útil para diagnosticar:
    • Hiperventilación
    • Hipoventilación
    • Diversos problemas como intubación incorrecta o desplazamientos del tubo endotraqueal de forma inmediata

Si quieres conocer más acerca de la capnografía, te contamos las aplicaciones clínicas en pacientes intubados. ¡Échale un ojo!

¡Esperamos haberos ayudado!

El equipo de OpositaTest

www.opositatest.com

Bibliografía:

(1) Capnografía, la evolución en la monitorización del paciente crítico. Luis Barrado Muñoz1, Santiago Barroso Matilla2, Gregorio Patón Morales2 y Jorge Sánchez Carro2 1 Enfermero del SUMMA 112. Director del Grupo de Investigación en Capnografía – GrICap SUMMA 112. Madrid. España. 2 Técnico en Emergencias Médicas del SUMMA 112. Integrante del GrICap. Zona TES SUMMA 112. Madrid. España. Zona TES • Número 1-2013

(2) Belpomme V, Ricard-Hibon A, Devoir C, Dileseigres S, Devaud ML, Chollet C, Marty J. Correlation of arterial PCO2 and PETCO2 in prehospital controlled ventilation. Am J Emerg Med. 2005 Nov;23(7):852-9

(3) Anales de Pediatría. Pulsioximetría y capnografía. F.J. Cambra Lasaosa y M. Pons Ódena. Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos. Unidad Integrada de Pediatría.Hospital Sant Joan de Déu-Clínic. Universidad de Barcelona. España.

(4) Carbon dioxide monitoring (capnography). Authors:Baruch Krauss, MD, EdM, FAAP, Jay L Falk, MD et al. UpToDate.