¡Hola, opositores y opositoras! ¿Habéis oído hablar del método Cornell? Esta técnica de estudio podría convertirse en vuestro aliado a la hora de preparar las oposiciones y conseguir el mejor resultado posible.

¿Queréis saber más sobre este sistema? Continuad leyendo este artículo en el que os desgranaremos qué es el método Cornell y cómo aplicar esta técnica a vuestras jornadas de estudio.  

¡Descárgate gratis una plantilla para usar el método Cornell a la hora de estudiar tu oposición!


¿Qué es el método Cornell?

El método Cornell es una técnica de estudio para tomar apuntes desarrollada en los años 50 de la mano de Walter Pauk, profesor de educación de la Universidad de Cornell. Este sistema de estudio se recoge en el libro How to study in college. En este trabajo, Walter Pauk recomendaba este procedimiento como el más indicado tras años de análisis sobre los métodos de toma de apuntes de diferentes promociones universitarias.

El método Cornell consiste en sintetizar los aspectos más relevantes de cada tema a estudiar empleando un folio subdividido en cuatro áreas diferenciadas en las que anotar ideas claves, notas de clase y un resumen con lo fundamental.

De este modo, tendréis los apuntes organizados y resumidas las principales notas. El método Cornell original empleaba una hoja por cada tema o concepto a estudiar, por lo que este procedimiento de estudio pone a prueba vuestra capacidad de síntesis.

Podéis emplear también estas plantillas como tarjetas de memorización a la hora de repasar para la oposición aprovechando la división izquierda – derecha del folio, puesto que ahí estarán recogidas las ideas y notas más relevantes sobre el tema objeto de estudio.

Ventajas e inconvenientes del método Cornell

El método Cornell se une a otras técnicas de estudio ya explicadas anteriormente en este blog para ayudaros a preparar las oposiciones y encontrar el sistema de repaso que os ayude a afrontar el examen de la mejor forma posible y garantizar un resultado óptimo. Algunas de las que ya hemos analizado son el método Loci, el método Kaizen o el famoso método Pomodoro.

En vuestra mano está comprobar cuál de todos es el que más se ajusta a vuestra forma de estudiar y mejor rendimiento os da. Es por ello que traemos las principales ventajas de aplicar la técnica de estudio Cornell a vuestra rutina:

Beneficios del método Cornell

El método Cornell puede aportaros una serie de ventajas a la hora de estudiar, como las siguientes:

  • Supone una escucha activa durante las clases y a la hora de estructurar y jerarquizar las notas que vayáis a incluir en la plantilla de apuntes del método Cornell: la información clave, dudas, conceptos e ideas principales
  • Ayuda a retener los conceptos fundamentales: el método Cornell se basa en anotar, resumir y esquematizar toda la información relevante de forma manuscrita, por lo que requiere de una mayor capacidad de concentración y atención en lo que se está redactando, memorizándolo así de forma más sencilla
  • Implica organizar y jerarquizar de forma eficiente los apuntes: la fórmula de la plantilla del método Cornell proporciona un marco claro para estructurar, condensar y sintetizar toda la información relevante, de manera que visualmente es un apoyo importante a quienes opositan

Desventajas del método Cornell

Sin embargo, esta técnica de estudio también cuenta con algunos inconvenientes, como los que enumeramos en la siguiente lista:

  • Requiere un trabajo extra para elaborar esta plantilla, puesto que hay que hacer nuevos apuntes y resúmenes para completar la hoja del método Cornell
  • Es una gran prueba para vuestra capacidad de síntesis: todos los conceptos e ideas clave tienen que caber en un único folio para que este método sea efectivo y eficiente
  • Exige un elevado nivel de concentración que no todo el mundo es capaz de mantener durante tantas horas    

¿Cómo se aplica el método Cornell?

El método Cornell se basa en dividir una misma hoja de apuntes (un foiio A4) en cuatro apartados bien diferenciados para condensar el temario y estudiar todo de forma productiva. Si queréis saber cómo organizar la plantilla de apuntes siguiendo este método, lo explicamos a continuación:

Estructura de nuestra hoja de apuntes

La plantilla del método Cornell tiene una estructura fija que permite organizar y jerarquizar todo el contenido relevante a nivel visual. Los apartados de la hoja de apuntes son el título, las ideas y conceptos claves, las notas de clase o notas sobre la información principal y, por último, el resumen o síntesis final.

  • Título: en la parte superior de la plantilla se anota el nombre del tema objeto de estudio y la fecha
  • Columna izquierda: ocupa la mitad que la columna derecha, alrededor de 6,5 cm, y en ella se apuntarán las ideas y conceptos clave, así como las dudas pendientes que pueda haber
  • Columna derecha: el espacio más grande de nuestra plantilla de apuntes, 15 cm, está destinado a las notas sobre la información más relevante, es decir, conceptos desarrollados, ejemplos, frases importantes, esquemas o incluso fórmulas mnemotécnicas
  • Pie de página: este apartado se denomina resumen y comprende los puntos relevantes del tema que se han desgranado en las secciones superiores en forma de síntesis

Cómo aplicar la técnica del método Cornell al estudio de oposiciones

Para poder llevar a cabo la plantilla de hoja de apuntes del método Cornell es fundamental seguir una serie de pautas:

  • Emplear un folio tamaño A4 como base de la plantilla, numerarlo y añadir la fecha para realizar una correcta clasificación del temario
  • Recopilar todas las notas, datos e información de vital importancia sobre el tema para poder resumirlo en las columnas pertinentes de forma organizada
  • Para aprovechar todo el espacio disponible es recomendable crear y emplear un sistema de abreviaturas o lenguaje propio para que la plantilla no sea un caos informativo y visual

La regla de las 6 R

Una de las fórmulas que plantea el Método Cornell para garantizar la correcta ejecución de este procedimiento de estudio y su efectividad es seguir la regla de las 6 R a la hora de tomar apuntes. ¿Queréis saber en qué consiste esta regla?

  • Registrar todos los datos importantes e ideas significativas que servirán de punto de partida para la elaboración de la hoja de apuntes
  • Resumir y sintetizar toda la información para diferenciar ideas principales de secundarias
  • Recitar en voz alta la plantilla para fijar los conceptos esenciales
  • Reflexionar y analizar toda la información para evitar solamente memorizarla sin comprenderla
  • Revisar los apuntes y anotaciones de forma periódica para afianzar la información relevante en la mente
  • Recapitular la información de la plantilla para establecer jerarquías entre los conceptos y asociaciones que ayuden a afianzar las ideas clave del tema

El método Cornell, por lo tanto, permite en un único folio dividido en cuatro secciones establecer un mapa de información visual y conceptual fundamental para comprender el contenido de cada tema y garantiza su entendimiento en un corto periodo de tiempo, gracias al trabajo previo de investigación, resumen y síntesis llevado a cabo por el estudiantado.


¿Ya usáis el método Cornell a la hora de preparar oposiciones? Dejadnos un comentario y compartid con otros opositores y opositoras vuestra experiencia.


¿No tienes claro a qué opositar? ¡Te ayudamos a conocer qué oposición se adapta mejor a ti!

Regístrate gratis en el botón y escríbenos a [email protected] para que podamos orientarte.


El equipo de OpositaTest

www.opositatest.com