¡Hola, opositores! En esta entrada os explicamos 7 técnicas de estudio para oposiciones que pueden ayudaros a conseguir un mejor resultado en el proceso selectivo.

¡Seguid leyendo para conocer todos los detalles!

Planificación, actitud y técnicas de estudio para oposiciones

Sin duda, es muy importante conocer ciertas técnicas de estudio para oposiciones, que pueden facilitaros la exigente tarea de prepararos para un proceso selectivo de este tipo. No obstante, esto es solo una parte de lo que deberíais tener en cuenta para afrontar el reto.

En este sentido, podríamos decir que hay tres grandes pilares en la preparación de oposiciones:

  • Planificación. Desde luego, tener una buena organización y diseñar una estrategia de estudio adecuada son factores decisivos para tener éxito en cualquier oposición. Por el contrario, la indefinición de objetivos, la falta de horarios y el descontrol son claros ingredientes para el fracaso
  • Actitud. Es fundamental que afrontéis el proceso de estudio con una actitud positiva, realizando un trabajo intencional y manteniendo la constancia y motivación en todo momento
  • Técnicas de estudio. Finalmente, existen ciertas técnicas y herramientas que pueden ayudaros a estudiar mejor y reforzar la memorización de los contenidos

En cualquier caso, en esta entrada nos centraremos únicamente en el análisis de las 7 mejores técnicas de estudio para oposiciones. No obstante, si queréis saber más sobre el proceso de planificación y las distintas fases de la preparación, podéis consultar nuestro post sobre cómo estudiar oposiciones.

¿Para qué sirven las técnicas de estudio?

Aplicar una técnica de estudio concreta a nuestra preparación de oposiciones no es sinónimo de aprender por arte de magia. Sin embargo, conocer las diferentes técnicas y, sobre todo, saber cuál nos funciona mejor a nosotros, tiene innumerables ventajas.

Estas son las principales funciones de las técnicas de estudio y, a la vez, sus beneficios:

  • Comprender mejor lo que leemos. Por lo tanto, memorizaremos mejor los conceptos ya que los interiorizaremos
  • Optimizar el tiempo de estudio. No divagamos sobre las leyes o releemos infinitas veces una misma línea si hemos encontrado la técnica que mejor encaja con nuestro estilo de aprendizaje
  • Servir como herramientas de aplicación en diferentes campos de nuestra profesión. Las técnicas que usemos durante la oposición podremos adaptarlas a nuestras tareas en el puesto de trabajo: subrayado, esquemas o resúmenes resultarán muy útiles como funcionarios y funcionarias

Las mejores técnicas de estudio para oposiciones

Algunas de las mejores técnicas de estudio de una oposición que podéis aplicar en vuestro proceso de preparación son las siguientes:

1. Resúmenes y esquemas para oposiciones

Sin duda, elaborar esquemas y resúmenes puede ayudaros a preparar vuestra oposición de forma mucho más efectiva. En este sentido:

  • Por una parte, al elaborarlos, os obligaréis a leer los temas con mucha atención, asimilando los contenidos y haciendo un importante esfuerzo de síntesis
  • Por otra, como resultado, obtendréis unos materiales sintetizados, muy útiles para memorizar los temas y, sobre todo, para repasarlos.

Una variante de los esquemas que es muy interesante para personas con buena memoria visual son los mapas mentales. En estos, debéis partir de una gran idea central, que se irá ramificando en ideas secundarias que recojan los principales conceptos de cada tema o sección.

Elegir la app más cómoda para hacer esquemas de oposiciones será clave para quienes deséeis hacerlos de forma digital.


El uso de resúmenes al opositar, como veíamos antes, es clave para un gran número de aspirantes a la función pública. Por eso, combinar esquemas, resúmenes y mapas mentales con otras técnicas puede suponer una gran ventaja a la hora de asimilar el contenido. A continuación os dejamos una serie de técnicas que no fueron pensadas en su momento para opositar, pero que os pueden cambiar la vida.

Aplica el Método Cornell a la hora de preparar tus resúmenes de oposiciones

Aunque esta técnica fue desarrolada en los años 50 pensada para tomar apuntes en un contexto universitario puede extrapolarse de manera muy sencilla a las oposiciones.

Lo más importante de este método es usar tus propias palabras para resumir y ampliar los datos clave de un tema. En su formato original se usará una hoja por tema o concepto divida del siguiente modo:

  • Área izquierda: reservada a palabras clave que definan el tema principal
  • Área derecha: breve resumen (con notas cortas, abreviaturas, fechas y otros datos) del tema que estamos estudiando
  • Cuarto inferior: dedicado a ampliar los conceptos mediante esquemas o mapas mentales

A la hora de repasar podemos usar estos folios como si fuesen tarjetas de memorización aprovechando la división izquierda-derecha. Es decir, intentaremos explicar los conceptos clave del área izquierda sin utilizar la información de la derecha.

Para que podáis sacarle todo el partido a este método de estudio os hemos preparado una entrada en la que lo analizamos al detalle. ¡Pinchad en el botón para leerla!

Perfeccionar los repasos mediante el método SQ3R o Método Robinson

Esta técnica de estudio se fundamenta en la lectura comprensiva y extrae el máximo valor de ella. Cada una de las letras se refiere, en inglés, a la acción que debemos llevar a cabo al emplearla. Es decir:

  1. Survey – Explorar – Hacemos una lectura rápida del texto a estudiar. Intentamos entender cómo está estructura el contenido (índice, apartados, títulos…) y nos fijamos en los conceptos destacados
  2. Question – Preguntar – Antes de leer en profundidad el texto anotamos las dudas o preguntas que puedan haber surgido del análisis de la estructura intentando relacionarlo con nuestros conocimientos previos sobre el tema
  3. Read – Leer – Este es el momento de la lectura atenta, en la que trabajaremos el tema con mapas mentales, esquemas, resúmenes y otros recursos escritos
  4. Recite – Recitar – Repetimos en voz alta los conceptos o ideas principales del material con nuestras propias palabaras *Este es un paso similar al que se desarrolla mediante el método Feynman, que os explicamos más abajo
  5. Review – Repasar – este elemento es fundamental para asimilar totalmente lo que hemos trabajado hasta el momento. Se trata de releer y revisar el material original y nuestras notas hasta dominar por completo los contenidos

A la hora de usar este método de repaso a veces se incluyen dos «R» más:

  • Record – Registrar – Donde recogemos las ideas más importantes de lo que hemos repasado y las usamos como eje de esta materia
  • Reflect – Reflexionar – Meditamos sobre el material que hemos analizado, poniéndolo en relación con nuestros conocimientos previos y añadiendo enlaces entre todos los contenidos

2. Técnica «pomodoro» para estudiar oposiciones

Esta técnica de estudio de oposiciones os ayudará a estructurar vuestra jornada de estudio, dividiéndola en pequeños fragmentos más manejables. Así, os resultará más fácil mantener la concentración y ser constantes durante vuestra preparación.

De este modo la técnica «pomodoro» consiste en alternar períodos de estudio de 25 minutos de duración con breves pausas de 5 minutos.

Una vez completéis cuatro ciclos, podéis hacer un descanso más largo, de unos 20 o 30 minutos.

3. Repetición espaciada

Este sistema, con amplio respaldo científico, consiste en repasar los contenidos estudiados a diferentes intervalos de tiempo, cada vez más amplios.

De este modo, conseguiréis refrescar lo aprendido antes de haberlo olvidado, reforzando los contenidos en la memoria a medio y largo plazo. Por tanto, es una técnica de estudio de oposiciones ideal para los repasos y para reducir el efecto de la «curva del olvido».

Un posible ejemplo de aplicación de este sistema sería el siguiente:

  • Estudiar el tema 1 del programa, en el tiempo que necesitéis para ello
  • Al día siguiente de finalizar su estudio, repasar ese tema 1
  • El resto de la jornada y en días posteriores, continuáis con el estudio del tema 2 y siguientes, al ritmo que os hayáis marcado
  • La semana siguiente, hacéis un nuevo repaso del tema 1
  • El siguiente repaso del tema 1 puede ser dos o tres semanas después, y así sucesivamente, a intervalos crecientes. Esto debéis combinando con el estudio de los nuevos temas y, a la vez, incorporando el repaso del tema 2 y siguientes, con intervalos similares

4. La técnica Feynman en el estudio de oposiciones

Con este nombre se conoce una técnica de estudio clásica, que puede ser muy útil en la preparación de oposiciones. Básicamente, consiste en tratar de explicar un tema o sección de memoria, como si quisieseis enseñárselo a otra persona.

De este modo podréis comprobar si realmente habéis memorizado todos los contenidos, si hay conceptos que tenéis poco claros, lagunas, etc.

5. «Palacio de memoria» o método «loci»

El origen de esta técnica se remonta a la antigüedad clásica, pero no ha perdido ni un ápice de vigencia. Sin duda, puede ser útil para estudiar oposiciones, aunque no sea de aplicación general.

En pocas palabras, funciona del modo siguiente:

  • Primero, debéis elegir un lugar, real o imaginario, que conozcáis con perfecto detalle. Por ejemplo, vuestra casa, una determinada ruta por vuestra ciudad, etc.
  • A continuación, tenéis que asignar conceptos o fragmentos del tema a los distintos lugares de vuestro escenario. Estas asociaciones deben ser muy detalladas, imaginativas y únicas, para que sean fáciles de recordar
  • Finalmente, para recordar los contenidos, bastará con que vayáis recorriendo mentalmente el escenario, en el orden preestablecido. Así, en cada habitación o ubicación, trataréis de recordar con qué contenidos la habéis vinculado

6. Otras reglas mnemotécnicas

Aunque tengan una aplicación limitada, las reglas mnemotécnicas también pueden ser interesantes técnicas de estudio para oposiciones.

Así, por ejemplo, podréis utilizar alguna de las siguientes:

  • Formar palabras o frases con iniciales. De este modo, si tenéis que memorizar un listado de conceptos o términos, podéis aislar las iniciales de cada palabra y crear una nueva palabra o frase. Cuanto más rara o sorprendente sea, más fácil o resultará recordarla
  • Modificar palabras. Se trata de alterar ciertas palabras que queráis memorizar, convirtiéndolas en otras similares, pero más peculiares y fáciles de recordar
  • Transformar números en letras. Esta técnica es interesante para recordar cifras, como fechas, plazos, porcentajes, etc. Simplemente consiste en construir un código en el que identifiquéis los números con letras que guarden algún parecido. Por ejemplo: 1=I, 2=L, 3=E, 4= A, 5=S, etc. De este modo, podréis construir palabras o frases, que son mucho más fáciles de recordar que las cifras
  • Técnica de la Cadena. Este método de memorización guarda ciertos parecidos con el Método Loci ya que el objetivo es enlazar un concepto con el siguiente mediante visualizaciones. Por cada uno de los conceptos que queremos recordar debemos generar una imagen mental que enlace con el siguiente. Así, eslabón a eslabón, componemos una cadena que puede abarcar conceptos clave de nuestro temario

7. Simulacros de oposiciones

En la medida de lo posible, tratad de poner en práctica lo aprendido en el estudio, enfrentándoos a pruebas similares a las del proceso selectivo o, incluso, a simulacros de examen.

Sin duda, esta es una de las técnicas de estudio para oposiciones tipo test más importantes. Así, este tipo de cuestionarios requieren una buena dosis de práctica para que podáis familiarizaros con la estructura del examen y adquirir la suficiente rapidez y precisión en las respuestas.

Tratad de hacerlo en condiciones de tiempo similares a las de la oposición y sin consultar el temario. Por supuesto, es fundamental que las preguntas de los test estén perfectamente actualizadas y no contengan errores.

Por último, nos gustaría cerrar esta entrada mencionando el Método Kaizen adaptado a oposiciones. Se trata de una estrategia de mejora continua de los procesos. Por eso no lo hemos añadido en ninguna de las categorías anteriores. Si bien esta filosofía de trabajo suele aplicarse a empresas y otro tipo de proyectos, sus aprendizajes pueden emplearse también cuando se estudia oposiciones.


En definitiva, aunque hay muchas técnicas de estudio para oposiciones que pueden ayudaros en el proceso, no hay ninguna fórmula mágica válida para todos los casos. De este modo, lo fundamental es que os organicéis bien, seáis muy constantes y saquéis partido a las herramientas y sistemas que os resulten más útiles en cada momento.


¿No tienes claro a qué opositar? ¡Te ayudamos a conocer qué oposición se adapta mejor a ti!

Regístrate gratis en el botón y escríbenos a [email protected] para que podamos orientarte.


El equipo de OpositaTest

www.opositatest.com