¡Hola, opositores y opositoras! ¿Sabéis qué es la curva del olvido en oposiciones? Si no es así, en esta entrada podréis descubrir en qué consiste este fenómeno y qué estrategias podéis utilizar para combatirla con eficacia.

¡Seguid leyendo para conocer todos los detalles!

¿Qué es la curva del olvido?

La «curva del olvido» es una expresión que se refiere a la pérdida de retención de lo memorizado, a medida que pasa el tiempo.

Gráficamente, se representa mediante una curva descendente, que indica cómo va disminuyendo la cantidad de información que se recuerda a medida que transcurren los días.

Este concepto fue acuñado por el psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus, en su libro «Sobre la memoria», de 1885.

De este modo, la mayor o menor rapidez con la que se va olvidando la información, es decir, la duración de la curva del olvido, depende de varios factores:

  • El grado de complejidad o dificultad de la materia
  • Lo relevante que sea para la persona (si algo nos es indiferente o no nos interesa, lo olvidaremos antes)
  • El tipo de información de que se trate o cómo esté representada (información gráfica, texto, imágenes…)
  • Características propias de la persona. Por ejemplo, su capacidad memorística o el tipo de información que le resulte más fácil de recordar (imágenes, texto, audio…)
  • Factores fisiológicos o psicológicos, como pueden ser el estrés, el estado de ánimo, el cansancio, el sueño, etc.

Como podéis imaginaros, en el estudio de oposiciones, la curva del olvido está realmente muy presente. Sin embargo, existen diversas técnicas y estrategias que pueden ayudaros a combatirla.

Lo explicamos en detalle en los siguientes apartados.


¿No tienes claro a qué opositar? ¡Te ayudamos a conocer qué oposición se adapta mejor a ti!

Regístrate gratis en el botón y escríbenos a [email protected] para que podamos orientarte.


Curva del olvido en oposiciones: cómo evitarla

En primer lugar, debéis tener claro que no es posible evitar al 100% la curva del olvido. Y es que se trata de un proceso natural que afecta, en mayor o menor medida, a todas las personas. Por tanto, no es posible eliminarlo.

Lo que sí podemos hacer es mitigar sus consecuencias.

Así, para disminuir los efectos de la curva del olvido en oposiciones, debemos centrarnos en tres grandes cuestiones:

  • El proceso de estudio, para mejorar la calidad de la memorización inicial
  • La práctica a través de autoevaluaciones para fomentar la memoria de reconocimiento
  • El proceso de repaso, para reducir el nivel de olvido con el paso del tiempo

Veamos cada uno de estos tres momentos por separado:

1. Cómo estudiar para aumentar la retención

Como es lógico, el primer paso para prevenir los efectos de la curva del olvido en oposiciones es hacer un estudio de calidad.

Para ello, podéis poner en práctica los consejos que veíamos en la entrada que dedicamos a cómo estudiar oposiciones. Fundamentalmente, tened en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Organizad vuestro estudio de la forma más eficiente posible. Por tanto:
    • Buscad un lugar de estudio silencioso y acogedor
    • Reunid todos los materiales necesarios
    • Marcaos objetivos realistas y medid su consecución
    • Distribuid el temario en el tiempo disponible de forma proporcional
    • Seguid un horario lo más regular posible
    • Haced descansos frecuentes. En este sentido, el método Pomodoro puede ayudaros a controlar la duración de las pausas
  • Concentración, enfoque e intencionalidad. Procurad estudiar siempre con la máxima concentración en cada sesión de trabajo, haciendo un esfuerzo activo de asimilación y memorización. Eliminad los posibles elementos de distracción y redirigid la atención al estudio cuando detectéis que os estáis desconcentrando
  • Son preferibles las sesiones de estudio cortas, frecuentes e intensas, para prevenir los efectos de la curva del olvido en oposiciones. Por el contrario, las sesiones largas y espaciadas no son muy eficientes de cara a retener la información a medio y largo plazo
  • Subrayado, esquemas y mapas mentales. Utilizad recursos como los esquemas para haceros una idea más clara de la estructura de los temas. Si tenéis buena memoria visual, también pueden resultaros muy útiles los mapas mentales

En esta fase es importante, además, que valoréis qué sistema de estudio se adapta mejor a vuestras circunstancias. En ciertas oposiciones puede ser más conveniente el método de arrastre, mientras que en otras os será más práctico el de arrastre.

Por otro lado, en el caso de que vayáis a compatibilizar el estudio con otras ocupaciones laborales, quizás puedan resultaros útiles los consejos que veíamos en la entrada que dedicamos a cómo preparar oposiciones trabajando.

2. Hacer test para combatir la curva del olvido: el «efecto test»

Una vez estudiado el tema, acudir a test de autoevaluación es un paso que nos permitirá asentar los conocimientos y que, además, colaborará en la preparación de cara el examen oficial de la oposición.

Practicar con test de nuestra oposición de forma constante y planificada fomentará lo que se ha denominado como «efecto test». Diversos estudios han reportado los siguientes beneficios del entrenamiento para oposiciones mediante pruebas tipo test. Estos son los más destacados:

  • Fomento de la memoria de reconocimiento, que será clave para el examen oficial de la oposición, ya que al contestar preguntas tipo test generamos claves de recuerdo que nuestro cerebro reutilizará en el futuro
  • Permiten detectar de forma rápida en qué partes del temario ya estudiado hay que reforzar la práctica
  • Es una estrategia sencilla de implementar en el plan de estudio
  • Si se utiliza combinado con exámenes oficiales de años anteriores ayuda a entender cómo se redactan las preguntas oficiales y qué respuestas se esperan de los aspirantes
  • La posibilidad de recibir información sobre las respuestas correctas, incorrectas y su justificación colabora con el proceso de aprendizaje

Teniendo en cuenta esto, desde OpositaTest recomendamos incluir los test en la práctica diaria del siguiente modo, siempre que vuestras circunstancias lo permitan.

  • Hacer test cortos (25-30 preguntas) por cada tema estudiado. Si es posible esto debería hacerse de forma diaria, además de al finalizar el tema
  • Cada 3 días realizar test de longitud media (50-60 preguntas) sobre los últimos temas estudiados
  • Cada 16 días practicar con test largos (aprox. 100 preguntas) de todos los temas estudiados hasta la fecha

La práctica con test se integra, como podéis ver, de forma muy sencilla con los pasos para el estudio ordinario que os presentamos en el punto 1, pero también con el sistema de repasos del que hablaremos a continuación. Emplear estas tres técnicas de estudio será clave para reducir el impacto de la curva del olvido.

3. Curva del olvido y repasos

Después de un buen estudio inicial y de la autoevaluación de conocimientos a través de test, un tercer factor decisivo para mitigar los efectos de la curva del olvido en oposiciones son los repasos.

En este sentido, aunque prácticamente todos los opositores recurren a ellos, no siempre lo hacen de la forma correcta.

De hecho, existen muchas dudas sobre la aplicación de los repasos a la curva del olvido: ¿cuándo repasar? ¿Cómo hacerlo? ¿Debe combinarse el estudio y los repasos?

Veamos qué es lo más recomendable:

  • Diseñad un plan de repasos en la fase de organización inicial del estudio de la oposición
  • Alternad el estudio de temas nuevos con el repaso de los anteriores. Por tanto, no esperéis a llegar al final del programa para empezar a repasar. Para entonces, la curva del olvido ya habrá hecho estragos y apenas recordaréis nada, habiendo hecho un gran esfuerzo en vano
  • El repaso debe hacerse de forma espaciada y a intervalos de tiempo crecientes. Diversos estudios científicos han demostrado que la forma más eficaz de mitigar los efectos de la curva del olvido es revisar la materia en intervalos similares a los que os mostramos a continuación:
    • El primer repaso debe realizarse al día siguiente de haber estudiado el tema. Idealmente, antes de que se cumplan 24 horas de la sesión de estudio
    • El segundo repaso sería recomendable hacerlo dentro de los 5 o 7 días siguientes al primero
    • Para el tercer repaso, podríamos esperar hasta que hayan transcurrido unos 15 días desde el anterior
    • Los siguientes repasos podéis irlos espaciando cada vez más, en función de cómo vayáis viendo que recordáis la materia
    • En cualquier caso, reservad un período final antes de los exámenes para hacer un repaso general de todo el programa

Los repasos, además, pueden combinarse con la autoevaluación mediante cuestionarios tipo test como os hemos explicado más arriba o con herramientas como las Flashcards, para tener un mayor control de la materia asimilada y de aquella en la que debemos reforzar el trabajo.

No obstante, tened en cuenta que estos intervalos son simplemente orientativos. Cada persona es diferente y cada temario tiene sus propias características.

Por tanto, id analizando cómo responde vuestra memoria al plan inicial para hacer los ajustes que sean necesarios.


En definitiva, aunque no sea posible eliminar al 100% los efectos de la curva del olvido en oposiciones, sí podéis reducirlos en gran medida.

Así, con un buen plan de trabajo, mucha constancia y repasos espaciados, veréis como os resulta mucho más fácil retener prácticamente todo el contenido estudiado.


¿Tenéis dudas sobre esta oposición? Escribidnos a [email protected] o llamadnos al 919040798 y os ayudaremos.

El equipo de OpositaTest

www.opositatest.com